Trucos para inversores que no saben por dónde comenzar

Te damos algunas recomendaciones y consejos con los que podrás comenzar a invertir más fácilmente.

El mundo ha cambiado en los últimos años, Ha cambiado tanto, que nos hemos encontrado ante la necesidad de buscar nuevas vías para salir adelante. Este ha sido el empujón necesario para que muchas personas que dudaban con hacerlo, se hayan animado a dar el salto a las inversiones. Pero, hacerlo, no resulta sencillo. Hay que tener en cuenta una serie de consejos y recomendaciones que ayuden a que, si vas a pasar a las inversiones, lo hagas con la mejor base.

Antes de comenzar, eso sí, te recomendamos que tengas en cuenta todos estos consejos como meras cápsulas de información que te puedan ayudar a orientarte. Nunca debes tomar una decisión sin haberla sopesado al 100% y sin haber realizado un estudio profundo de todo aquello que está relacionado con las inversiones que te hayas planteado hacer.

Aprende, estudia y entiende

Puede ser que las inversiones te resulten muy tentadoras, pero, como te decíamos, tienes que evitar dejarte llevar de una manera descontrolada. Antes de invertir, tendrás que aprender, estudiar y entender el mercado a todos los niveles. Aprende qué son las inversiones, cómo se realizan, cuál es su funcionamiento y el desarrollo desde el momento en el que inviertes hasta que tomas la decisión de terminar con un valor determinado. Utiliza Internet como medio de aprendizaje, haz un curso o busca el apoyo de un profesional que te enseñe.

No inviertas en nada que no entiendas, haz una planificación financiera para saber cómo invertirás y ten en cuenta hasta el último detalle de los costes que tendrá tu inicio en las inversiones. Aprende sobre criptomonedas, fondos de inversión, acciones, valores y cualquier otro elemento que debas conocer.

Prepárate y mentalízate primero

Hasta que no estés preparado, no comiences a invertir. Tras hacer todas las investigaciones pertinentes, y conocer los detalles financieros y económicos sobre las inversiones, tendrás que mentalizarte. Debes pensar bien, mantener la mente fría y relajarte antes de comenzar a invertir. Este mercado no da tregua, sobre todo al principio, así que debes estar listo para los retos a los que te vas a enfrentar.

Planifica tu inversión

Es importante que hagas un buen plan de inversión y que no dejes al azar todo lo que ocurrirá a partir del momento en el que decidas invertir. Tienes que tener claro cuánto vas a invertir y de qué manera lo harás, si de una forma global inmediata o escalonadamente. También te vendrá bien decidir si quieres optar por un sistema de inversión automático que te libere de la presión y de las exigencias de mantener las inversiones de forma manual.

Por ejemplo, podrías planificar que, con una herramienta de inversión, se realicen compras periódicas en base a las indicaciones que le hayas dado al software. En la actualidad, la mayoría de los portales bancarios tienen sus propios sistemas de inversión, por lo que no te resultará difícil tenerlo bien organizado. En el momento en el que tengas gestionado bien tu perfil de inversión, sabrás cuánto vas a invertir y podrás calcular cuál va a ser tu margen de beneficio a grandes rasgos.

Intenta simplificar

El mercado bursátil te ofrece una gran variedad de opciones a la hora de invertir, en especial por cómo están generándose nuevas oportunidades de inversión. No obstante, es recomendable que no te compliques y no te dejes confundir por todo lo que se pone ante ti. Pon el enfoque en un tipo de inversión sencilla y, en el futuro, plantéate ir abriendo nuevos frentes que te permitan invertir con más posibilidades y flexibilidad.

Al principio lo mejor es invertir con sencillez y hacerlo con cantidades que no sean demasiado elevadas. Piensa que estás rompiendo el hielo y que necesitas ganar un poco de confianza para que vayas viendo que, al invertir, puedes conseguir buenos resultados.

No pongas todos los huevos en la misma cesta

Un dicho tan antiguo como importante. Si llegases a incluir todo tu volumen de inversión en un mismo valor, acabarías teniendo serios problemas. Imagina que inviertes todo en acciones de Apple o de una empresa igualmente estable. Pero, llega un día en el que algo ocurre en Apple y te encuentras con que toda tu inversión pierde valor de forma dramática. Como no habías dividido tus acciones en distintas empresas o tipos de inversión, te encontrarás con que estarás en una situación muy delicada. Y son ese tipo de momentos aquellos en los que acabas perdiendo dinero.

Recuerda que, al invertir, no pierdes nada hasta el punto en el que has vendido tus acciones o valores. Si tienes todas tus acciones en Apple y se produce ese tipo de incidente del que hablábamos, es posible que el pánico te lleve a hacer una venta a un valor demasiado bajo. Si tuvieras otras acciones y una inversión más escalada en distintos negocios, seguramente la caída del valor de tus acciones de Apple no te afectaría tanto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...