Tras la pista del dinero de las pensiones públicas

El complejo sistema de recaudación para abonar pensiones y prestaciones se ensaña, especialmente, con empresarios y autónomos, y presenta un déficit estructural muy importante.

pensiones

En el análisis que realizamos hace algunos días sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2016, destacamos que la partida más cuantiosa volverá a ser la de las pensiones. Para ser exactos, 141.000 millones de euros volarán de las arcas públicas para efectuar estos pagos. La cifra, equivalente al 14% del PIB español, es el resultado de una serie de ingresos que trascienden las meras cotizaciones sociales. Un laberinto tributario que permite abonar no solamente las pensiones por jubilación sino también el resto de prestaciones sociales.

La vía más directa de financiación son, lógicamente, las cotizaciones sociales. Unos pagos que se reparten de manera bastante asimétrica entre las empresas y los trabajadores. No en vano, mientras que las primeras deben abonar el 23,6% del salario bruto del empleado, los segundos solo tienen que aportar un 4,7%. Eso sí, se da por sentado que el primer pago también perjudica a los trabajadores, ya que los empresarios descuentan gran parte del mismo del salario potencial. En suma, el 28,3% del salario bruto se dirige a este fin.

El siguiente gran bloque de contribuyentes lo conforman los trabajadores autónomos, un colectivo que, en términos relativos, puede llegar a abonar una factura mucho mayor que los trabajadores por cuenta ajena. Recordemos que un autónomo que cotice por la base mínima (ocho de cada diez) deberá dedicar 264 euros a este pago. Si la base mínima se encuentra este año en 884,5 euros, todos los profesionales que perciban esta cantidad o alguna similar contribuirán con el 29,8% de su salario.

No menos llamativo es el hecho de que el Estado ‘solo’ recauda 110.317 millones de euros mediante el cobro de las cotizaciones sociales anteriormente descrita (89.624 millones a través de los asalariados y algo más de 20.000 millones entre el resto de los cotizantes). ¿Cómo se cubren los más de 30.000 millones que restan? El Estado también recauda por las pensiones contributivas y dedica parte del resto de los impuestos para esta causa. Por último, aparece la hucha de las pensiones.

Vía: Cinco Días

Foto: Ruslan Guzov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...