Suiza, el primer país que rechaza en referéndum una renta básica

Casi ocho de cada diez votantes se opusieron a la fijación de una renta básica universal de 2.260 euros mensuales en el primer referéndum convocado en el mundo.

suiza

El debate sobre la renta básica entró de lleno en la actualidad política a mediados de 2014 tras el éxito de Podemos, que contenía esta propuesta en su programa, en las elecciones al Parlamento Europeo. Aunque la controversia fue perdiendo intensidad y los partidos que defendían esta renta reconsideraron notablemente sus posturas, el debate sigue lejos de apagarse. El pasado domingo, Suiza se convirtió en el primer país que realizaba un referéndum sobre la renta básica universal… y también en el primero en rechazarla.

Con un contundente 76,9% de los votos, la sociedad suiza rechazó mayoritariamente la aprobación de una renta vitalicia e incondicional para todos los ciudadanos. Concretamente, se había propuesto que cada adulto recibiera 2.260 euros mensuales mientras que cada niño se llevaría 570 euros (con pagos denominados en marcos, obviamente). En cualquier caso, la sorpresa es bastante relativa, puesto que las encuestas ya anticipaban una clara oposición de los suizos a esta medida. En cierta medida, los promotores pueden sentirse satisfechos del eco mediático que consiguieron durante la campaña en todo el mundo.

¿Qué argumentos se midieron en las urnas? Los detractores de la iniciativa alegaban que se desincentivaría claramente el trabajo si todos los ciudadanos tuvieran derecho a recibir un pago tan cuantioso. Alegaban que era un riesgo totalmente innecesario para las finanzas del país, en tanto la economía helvética apenas soporta una tasa de paro del 4,7% y cuenta con uno de los mayores estándares de calidad de vida del mundo. Ello se explica, en parte, por el hecho de ser el país más competitivo del planeta, algo que se perdería con este tipo de medidas.

Entre los partidarios de la renta básica, el argumentario era igualmente claro. Aprobando la renta se garantizaría que todos los suizos tuvieran acceso a un nivel de consumo considerado básico, en tanto era un pago incondicional para toda la ciudadanía (independientemente de los ingresos de cada uno). También se introdujo la idea de que la mecanización del trabajo acabaría obligando a adoptar un pago mínimo en todos los países.

Vía: ABC.

Foto: Suiza vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...