¿Sigue España la senda alemana?

Al igual que Alemania a comienzos de siglo, España aspira a sostener su recuperación económica sobre las exportaciones y la mayor competitividad.

rajoy merkel

Plantear una comparación entre las economías española y alemana en las actuales circunstancias es un ejercicio que pone a prueba la imaginación de cualquiera. Sin embargo, el sinuoso sendero que España debe recorrer en la actualidad no es tan diferente del que en su día atravesó la hoy locomotora de Europa. Recuérdese que hace poco más de diez años Alemania se situaba a la cola del crecimiento europeo, viendo cómo su PIB se estancaba (o retrocedía) mientras el resto de Europa occidental se disparaba.

A día de hoy, cada vez son más las agencias y los expertos que se empeñan en trazar paralelismos entre la España de 2013 y la Alemania de 2003. Y es que, a pesar de las enormes diferencias en determinados aspectos (Alemania no ve una tasa de paro similar desde la República de Weimar) resulta indudable que existen motivos para la esperanza. Los más sólidos están relacionados con las exportaciones, verdadero caballo de batalla del Gobierno. El alivio de la presión de los mercados y el espectacular rally del Ibex-35 completan las similitudes.

Durante toda la segunda legislatura de Gerhard Schroeder (2001-2005) y la primera de Angela Merkel (2005-2009), Alemania se sometió a una dura reconversión que pasaba por aumentar la competitividad de sus productos para elevar las exportaciones. El éxito fue indudable y sus ecos resuenan en la actualidad. España debe afrontar este reto con el hándicap añadido de una economía familiar destrozada. No obstante, los primeros resultados ya son visibles, destacando las cifras récord de exportaciones que presenta nuestro país en 2013.

Esta llegada de capital extranjero a través de la exportación de bienes ayudará a acabar con la histórica dependencia de los créditos bancarios, un lastre que Alemania también padeció pero del que ha logrado desprenderse. La mayor competitividad y flexibilidad laboral redundará por su parte en que España necesite menores tasas de crecimiento para generar empleo neto (2013 así lo ha puesto de relieve). La corrección del sector inmobiliario (que acumula una devaluación del 40% durante la crisis) es otro pilar para la recuperación.

Fuente: elEconomista

Foto: European People’s Party – EPP

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...