¿Qué no deberías hacer nunca con la paga de Navidad?

En Navidad es posible que recibas una paga extra que, ante todo, te gustará administrar bien para que no se te escape de las manos.

Recientemente te dábamos consejos sobre buenas ideas que puedes tener en cuenta para hacer con tu paga extra de Navidad. Esta vez nos ponemos en el lado opuesto, y lo que vamos a hacer es contarte qué son aquellas cosas que no deberías hacer por ninguno de los motivos. Porque la Navidad es un momento del año sensible y en el cual abrimos las manos tanto, que se nos acaba escapando todo lo que tenemos en ellas.

Por ello, hay que tener en cuenta ese tipo de cosas que no deberíamos hacer por ninguno de los motivos. Las repasamos en las próximas líneas.

Gastar más de lo que tienes

A veces, cuando recibimos un poco de dinero, nos dejamos llevar tanto, que terminamos gastando incluso más de lo que tenemos. Por ello, siempre hay que gastar con cabeza y sin emocionarnos demasiado. Si lo hacemos, una de las cosas a las que nos estamos arriesgando es a terminar el año con deudas. Porque hay veces en las que si tenemos 500 euros para gastar, la tentación nos puede llevar a gastar 1000. La diferencia acabará aportada por alguna tarjeta que nos endeudará y nos dará problemas el próximo año.

Dejarte llevar por las tentaciones

La Navidad también es momento de que haya quien se intente aprovechar de quienes no pueden resistir la tentación. Por ejemplo, es la época en la que las tiendas sacan promociones como la oportunidad de no pagar las compras que se hagan en Navidad a cambio de comenzar a pagarlas tres meses después. Ese tipo de “trampas” lo que hacen es llevar a que termines gastando más dinero del que deberías y a comprar artículos que, en realidad, no necesitas.

El problema es que las tiendas y las tarjetas no tienen muchos sentimientos ni moral, por lo que tratarán de tentarte de todas las formas posibles. Para ellos lo único importante es conseguir comisiones y acumular tasas que les permitan rellenar sus arcas sin preocuparse de si para ti se va a convertir en un gran problema en los meses venideros.

Hacer compras compulsivas

En la línea de lo que te comentábamos en el punto anterior: intenta no dejarte llevar por las compras compulsivas. Es frecuente que hagas más compras de las que necesitas y que no seas crítico con aquello que deberías comprar. Para prepararte ante esta situación, es recomendable que hagas una lista de aquello que necesitas o que te gustaría comprar. Si te mantienes dentro de esta lista de planificación, evitarás terminar gastando más dinero de la cuenta. Con una buena planificación, incluso las mejores ofertas acabarán cayendo en saco roto.

Abusar de tu tarjeta de crédito

Si usas la tarjeta para hacer todas las compras, lo que ocurrirá será que acabarás perdiendo el control sobre los gastos que realizas. Es fácil perder el rumbo de todo lo que estás gastando con la tarjeta y el “palo” viene después, a final de mes, cuando se contabiliza todo para lo que la has usado. Por ello, es conveniente que tengas mucho cuidado y que intentes recurrir a la tarjeta lo menos posible. Su uso es muy cómodo, pero también es muy traicionero, así que tenlo en cuenta para que no acabe pasándote factura.

Gastarlo todo de golpe

Si gastas todo el dinero de una sola vez, la sensación que se te va a quedar después no te va a gustar nada. Cualquier posible satisfacción o buena vibración desaparecerá y sentirás el vacío de haber gastado todo ese dinero extra tan preciado de un golpe. De la misma manera, tampoco te recomendamos gastar todo el dinero en regalos de Navidad. Es bonito hacer regalos antes de acabar el año y compartir el espíritu Navideño, pero recuerda que no se trata del dinero que gastes, sino del mensaje y de lo que representen los regalos. Seguro que, si te lo planteas, puedes ahorrar bastante en la compra de regalos para familia y amigos.

Prestar mucho dinero

Habrá quien sepa que tienes paga extra y que se quiera aprovechar de ello. Hay otras personas que también disponen de ese extra, pero que no saben gestionar su dinero y terminan gastando más de la cuenta. No está mal que prestes dinero si realmente lo necesita la persona que te lo esté pidiendo, pero es conveniente que lo hagas con dinero que no necesites. Nosotros siempre vemos los préstamos a familiares, conocidos y amigos como algo que es posible que no vayamos a recuperar. Así, si sale mal, no notaremos tanto la ausencia de esa cantidad que hubiéramos dejado.

No compres por comprar

¿Te interesa algo? ¿Has tenido un impulso? Intenta contenerte un poco. Lo ideal es que esperes al día siguiente. Dormir te ayudará a poner tus sentimientos en orden. Si al día siguiente todavía estás interesado y quieres comprarlo: adelante, a por ello, porque seguro que hay muy buenos motivos para esa decisión de compra que has tomado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...