¿Qué hacer para gastar menos gas y electricidad?

Compartimos contigo una serie de ideas y recomendaciones que te ayudarán a gastar menos gas y electricidad.

¿Qué hacer para gastar menos gas y electricidad? Esta es una de las preguntas del millón en estos momentos, una duda que persigue a multitud de personas que están desesperadas por tener la oportunidad de gastar menos dinero en cada factura.

A continuación, vamos a enumerar algunos consejos con los que esperamos ayudarte para que logres el objetivo de reducir el consumo. En estos tiempos en los que el precio tanto de electricidad como de gas ha subido tanto, es importante que intentemos recortar todo lo posible, aunque sin que nuestra calidad de vida se reduzca (al menos, dentro de lo razonable).

Comprueba tu tarifa e intenta revisarla

Hay distintos proveedores de servicios y, por otro lado, incluso es posible que tengas una tarifa que pueda ser ajustada para que gastes menos dinero. Algo que han tenido a su favor los proveedores durante tantos años antes de esta crisis, es que sus clientes no se quejaban ni demandaban cambios, porque todo iba bien. Pero ahora que la situación se ha descontrolado tanto, tenemos que hacer todo lo posible para ahorrar sea como sea. De ahí que no sea una mala idea intentar ajustar la tarifa de consumo o incluso cambiar a otra compañía que te ofrezca lo mismo a un menor precio.

Lo único que te recomendamos es que mires mucho la letra pequeña, puesto que nunca se sabe si puede haber entidades aprovechándose de la situación para poner en práctica sus acciones menos honestas.

Instala un medidor de consumo

No es el tipo de idea más común, pero no se puede decir que no haya personas que lo estén haciendo. Se trata de la idea de instalar un medidor de consumo en tu hogar que te permita tener el máximo control sobre la electricidad que estás utilizando. Lo que harás será saber cuánto estás consumiendo cada día y te servirá para tenerlo de referencia cuando uses algunos elementos eléctricos de tu hogar que no sueles usar a menudo. Así tendrás la posibilidad de tenerlo todo más bajo control.

Pequeñas soluciones para el día a día doméstico

Hay muchos pequeños consejos que puedes aplicar para que el nivel de consumo se reduzca. Algunas quizá te parezcan irrelevantes, pero nunca está de más ahorrar, aunque sea un poco. Por ejemplo, es recomendable apagar los enchufes de seguridad que tengas activados a lo largo del día y que no estés usando. Por ejemplo, si tienes una regleta con interruptores de seguridad que dejan el circuito abierto, lo mejor es que lo cierres pulsando en el botón de apagar. No es que vayas a ahorrar una millonada, pero sí será algo que sumará y que favorecerá a intentar ahorrar.

Otra recomendación es poner la lavadora a una temperatura de 30 grados. Y, por otro lado, es recomendable evitar poner lavadoras que estén medio llenas. El uso de la lavadora se rentabiliza al máximo cuando el interior de la misma se encuentra bien cargado de ropa.

Algo que también puedes hacer es cerrar la cortina e intentar aislar la casa lo máximo posible, tanto en verano para bloquear el calor como en invierno para hacerlo con el frío. Eso impedirá que tengas que depender tanto de la calefacción, el aire acondicionado o el ventilador y te ayudará a ahorrar un poco. En busca del ahorro también es recomendable que tengas el interior de tu nevera funcionando a una temperatura que se encuentre entre un mínimo de tres grados y un máximo de cinco. Además, si descongelas el congelador de forma habitual, lograrás rentabilizar más el funcionamiento y que el consumo que necesite hacer sea inferior.

Asimismo, a la hora de cocinar intenta hacerlo con la máxima eficacia posible. Opta por métodos de preparación de comida que sean rápidos y te permitan exprimir al máximo los electrodomésticos que utilices. Si, por ejemplo, vas a enchufar el horno, aprovecha para preparar distintos platos utilizando el espacio que tengas en el interior. Luego solo tendrás que poner la comida en envases y así la podrás ir consumiendo a lo largo de la semana sin ningún problema.

Cambiar las bombillas

Esta es otra de las recomendaciones que requiere llevar a cabo una pequeña inversión para luego ahorrar a largo plazo. Pero merece mucho la pena. Si compras bombillas LED y cambias las que tienes en casa, podrás ahorrar de forma significativa en el consumo eléctrico. Anualmente apreciarás que hay un gran margen de ahorro, en especial si vives en una casa donde sea común que se dejen las luces encendidas durante largos periodos de tiempo. Ya se sabe que, cuando hay niños, por ejemplo, es muy frecuente que las luces estén encendidas más tiempo del habitual, ya sea porque alguien se olvida de apagarlas o porque se tiene costumbre de encenderlas demasiado pronto cuando todavía hay luz natural.

Te recomendamos aplicar estos consejos para que, poco a poco, puedas reducir las facturas y así ahorrar un poco en tus gastos mensuales.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...