¿Qué ha pasado en Irlanda?

Los irlandeses han castigado muy severamente a la coalición que aplicó las recetas de la troika a pesar de la mejoría económica de los últimos años.

irlanda

El pasado viernes 26 de febrero tuvieron lugar las elecciones generales de Irlanda y, siguiendo la tradición insular de efectuar un recuento que parece eternizarse por momentos, hasta la mañana del domingo no quedó clara cuál sería la composición del parlamento. Los resultados han avalado la mayoría de sondeos demoscópicos al arrojar una fragmentación política que empieza a ser habitual en Europa. Con dos fuerzas casi empatadas en la primera posición y un avance de la izquierda alternativa a la socialdemocracia clásica, Irlanda copia el modelo español. ¿Por qué se ha llegado a esta situación?

Los resultados electorales

Con 148 de los 158 escaños del Dáil Éireann ya asignados, el vencedor nominal de las elecciones ha sido el gobernante Fine Gael (FG), la formación de centro-derecha que ha tenido que lidiar con el rescate del país. El primer ministro en funciones, Enda Kenny, ha obtenido el 25,5% de los votos, un porcentaje bastante discreto y que supone un retroceso muy importante respecto a 2011 (cuando obtuvo el 36,1%). Los 47 diputados con los que contará el FG en el nuevo parlamento apenas suponen un tercio del total y el descalabro laborista impide que pueda reeditarse el último pacto de gobierno.

Tampoco puede considerarse muy satisfecho el siguiente partido, el Fianna Fáil (FF), una formación de corte liberal pero más beligerante que el FG en cuanto al papel de Irlanda en la UE. El FF ha obtenido el segundo peor resultado de su historia, remontando ligeramente respecto al batacazo de hace cinco años (17,5%) pero quedándose en el 24,3%. Las primeras declaraciones de su líder, Micheál Martin, no invitan a pensar que esta fuerza centrista esté por la labor de pactar con el FG. Las críticas a la ‘claudicación’ de los conservadores ante Bruselas han sido constantes.

Mucha más alegría se podía respirar en la sede del Sinn Féin. El otrora brazo político del sanguinario IRA se convierte en la tercera fuerza del país al recabar el 13,8% de los sufragios. Aunque la fuerza de esta formación ha decaído bastante desde que llegara a encabezar algunas encuestas hace un año, el resultado sigue siendo muy positivo porque ha superado claramente al Partido Laborista. La hasta ahora formación de referencia en la izquierda ha obtenido solamente el 6,6% de los votos, la tercera parte que en 2011 (19,4%).

¿Cuál es la situación económica de Irlanda?

Tras los abultadísimos datos de déficit público de 2009 y 2010, el Gobierno de Irlanda (por entonces encabezado por el FF) no tuvo más remedio que solicitar el rescate a la troika. Tanto ese Ejecutivo como el que formarían después conservadores y laboristas aplicarían una serie de medidas austeridad entre las que destacó el ajuste del gasto público. El déficit se atajó rápidamente (pasó del 32,3% en 2010 al 3,9% en 2014) pero la tasa de paro alcanzó el 15,1% en 2012.

El país abandonó formalmente el rescate en 2013 y desde entonces la mejoría económica ha sido notable. El desempleo se situaba en el 8,6% en enero de 2016 y el salario medio alcanzó los 34.466 euros en 2014, por lo que Irlanda presenta las mejores cifras de ocupación y remuneración entre todos los países rescatados y supera a la media de la UE. El reverso de la moneda la pone la deuda pública, que alcanzaba el 107,5% del PIB en 2014.

¿Por qué se ha producido esta fragmentación política?

Históricamente, la política irlandesa ha estado caracterizada por la presencia de una fuera muy mayoritaria hasta 2011, el FF, y la alternancia puntual con el FG, que habituaba a liderar la oposición. Este esquema saltó por los aires hace cinco años cuando los centristas comenzaron a aplicar las políticas de austeridad recetadas por Bruselas. Ya entonces se produjo un primer repunte del Sinn Féin, partido que comenzó a aglutinar gran parte del desencanto social con las medidas de los distintos gobiernos.

Los irlandeses, o, al menos, una parte importante de ellos, han acusado a sus gobernantes de actuar de espaldas a la ciudadanía. En este sentido, fue muy criticada la decisión del gobierno de Enda Kenny de aprobar varias medidas de choque aplicando el rodillo parlamentario y sin preocuparse por buscar más apoyos. Tampoco gustó cómo se liquidó el Banco Corporativo de Resoluciones de Irlanda, totalmente de espaldas al parlamento. Ahora, será inevitable hablar.

Vía: Irish Times.

Foto: Irlanda vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...