¿Qué es el modelo noruego y por qué el Reino Unido aspira a un acuerdo idéntico con la UE?

Londres pide un marco de relaciones con la UE como el de Noruega, que le permitiría seguir participando en el Espacio Económico Europeo.

brexit

En la madrugada del pasado viernes 24 de junio, todo el mundo asistió con cierto grado de perplejidad a uno de esos acontecimientos que por sí mismo suponen el fin de una era o, como mínimo, la modificación de un modelo que parecía intocable. El 52% de los votantes británicos optaron por sacar a su país de la Unión Europea (UE) tras una enconada campaña en la que el sentimiento nacionalista se había impuesto al pragmatismo económico. Nada más conocerse el desenlace del referendo, los partidarios del ‘Brexit‘ plantearon la necesidad de un acuerdo comercial con la UE con el modelo noruego como referencia.

¿En qué consiste el modelo noruego y cuáles son sus ventajas?

Para sorpresa de no pocos europeos que desconocían hasta hace nada esta situación, Noruega no forma parte de la UE. Es más, en 1994 se celebró un referendo sobre la posibilidad de unirse a esta organización y el resultado fue desfavorable a la misma. A raíz de ese rechazo, Noruega y la UE han creado un marco de relaciones muy específico que, en la práctica, posibilita que el país nórdico participe de los circuitos comerciales comunitarios casi como si de un Estado miembro se tratara. De ahí el interés de los ‘brexiters’ por conseguir un estatus similar.

Esencialmente, Noruega forma parte del Espacio Económico Europeo (EEE), lo que supone que este país está obligado a cumplir en torno al 20% de las normativas que rigen en la UE, casi todas ellas referidas a la libre circulación de ciudadanos, capitales y mercancías. Oslo también debe contribuir financieramente para el mantenimiento de instituciones como el espacio Schengen así como de ciertas partidas relacionadas con la investigación, la educación, el medio ambiente o las políticas sociales en general. Lógicamente, su contribución relativa es menor que la de los miembros de pleno derecho de la UE.

¿Cuáles son las desventajas del modelo noruego?

Sobre el papel, el acuerdo que Noruega mantiene con la UE es muy beneficioso para la economía nórdica, en tanto el país se mantiene al margen en asuntos tan importantes como la política pesquera. Sin embargo, no es menos cierto que Oslo carece en la práctica de capacidad de negociación sobre muchos temas que le afectan. Y es que, en tanto que carece de voto en el Parlamento Europeo, su influencia es política casi inexistente.

¿Cuál es la predisposición de la UE?

Los primeros días tras el ‘Brexit’ han estado marcados por las declaraciones de lamento por parte de los líderes europeos. Sin embargo, la pesadumbre ha dejado rápidamente paso a la contundencia dialéctica y varios pesos pesados de la UE han rechazado cualquier trato de favor con Reino Unido. Así se han expresado Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y Wolfgang Schauble, ministro de Economía alemán. Boris Johnson, uno de los líderes de la campaña por la salida de Reino Unido, confía en cerrar el acuerdo que desea.

¿Qué alternativas tendría Reino Unido si no cierra este acuerdo?

Si Londres no consigue el mismo estatus que Noruega, se abren otros dos escenarios ejemplificados en otros tantos países. Si Reino Unido no consigue todas sus pretensiones pero cierra un acuerdo de mínimos en materia económica, podríamos hablar de que ha seguido el modelo suizo. Si por el contrario la ruptura es total y Reino Unido pasa a relacionarse con la UE como un país totalmente ajeno, lo máximo a lo que puede aspirar es a un marco comercial con bajos aranceles como el que se aplica con Canadá.

¿Tiene sentido que Londres reivindique el modelo noruego?

En opinión de muchos analistas, carece de sentido que los partidarios del ‘Leave’ pidieran acabar con la burocracia de Bruselas y la cesión de soberanía y que ahora pidan un trato como el de Noruega. Como hemos detallado, el país escandinavo sí que está obligado a seguir importantes directrices aprobadas por la UE y en las que muchas veces ni siquiera cuenta con la posibilidad de entablar una negociación.

La impresión más generalizada es que la UE abrirá progresivamente la mano y que se alcanzará un acuerdo a caballo entre los que se aplican en Noruega y Suiza. Ningún escenario es descartable porque el proceso de abandono de la UE puede dilatarse durante dos años y a la vuelta del verano habrá un cambio al frente del Gobierno británico. Y luego está la cuestión escocesa…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...