Primera reducción de la deuda pública en 2015

Tras varios meses de subidas, el endeudamiento del Estado cae al 96,7% del PIB y acerca el cumplimiento del objetivo para 2015 (98,9%).

deuda

Tras un primer trimestre marcado por la alegría presupuestaria, la deuda pública española experimentó una ligera reducción durante el mes de abril. El conjunto de las Administraciones Públicas lograron adelgazar en 13.695 millones de euros la notable deuda global, que se queda en 1,03 billones de euros. Este dato, equivalente al 96,7% del PIB, permite calmar las advertencias sobre la posibilidad de que el país rebase el simbólico umbral del 100% durante 2015, si bien no aleja definitivamente el problema.

Una de las primeras lecturas que puede hacerse de esta corrección puntual es que se produjo en el mes previo a las elecciones del 24-M. Ello tiene bastante mérito por cuanto se presuponía que todas las actuaciones del Gobierno para preparar dicha cita electoral pasaban por incrementar la inversión y el gasto público. A falta de conocer el dato de mayo, en el que es bastante probable que la deuda se haya incrementado por las urgencias políticas del Ejecutivo de Mariano Rajoy, el balance del arranque del año no es el del todo negativo.

Si tenemos en cuenta que España despidió 2014 con una deuda equivalente al 97,7% del PIB, cuatro meses después esta se ha reducido en un punto, algo que no entraba en las previsiones de la mayoría de analistas y que contribuye a que el objetivo del 98,9% para 2015 parezca más asequible. En esta mejoría ha tenido un papel fundamental el beneficioso efecto de variables como la caída del euro (mejorando las exportaciones fuera de la zona euro) o los todavía bajos precios del petróleo.

También la mayor recaudación fiscal, resultado de una mejoría de la actividad económica y del mercado laboral, ha puesto su granito de arena para que la deuda dé una tregua. Sea como sea, en las últimas semanas se ha recrudecido la presión sobre los bonos del Estado y la prima de riesgo regresa a niveles cada día más cercanos de los 200 puntos básicos. La incertidumbre política juega en contra y ello podría encarecer los costes de financiación.

Vía: El Economista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...