Portugal destapa viejos fantasmas en la Unión Europea

La destitución arbitraria del ministro de Finanzas luso provoca una profunda crisis de gobierno y devuelve la desconfianza a los mercados.

passos

Los mercados son muy poco amigos de las crisis políticas. El menor síntoma de inestabilidad en los gobiernos de la zona euro, especialmente en los países más afectados por la crisis, lleva parejo un recrudecimiento de la presión sobre la deuda y una mayor desconfianza entre los inversores. Este comportamiento, que se dejó ver con toda su crudeza durante el verano de 2012, ha vuelto a dejar varias jornadas negras en los últimos días. La coalición que sustenta al Gobierno de Portugal ha sufrido una importante escisión que amenaza con dejarle en minoría parlamentaria. Una situación que haría inevitable la convocatoria de elecciones con el euroescepticismo marcando máximos históricos.

El ejecutivo portugués presidido por Passos Coelho se sustenta sobre una alianza parlamentaria entre las dos grandes fuerzas conservadoras del país. De este modo, el gobierno de centro-derecha poseía una cómoda mayoría parlamentaria absolutamente necesaria para cumplir con las exigencias de Bruselas. La principal fuerza del gobierno, el Partido Social Demócrata (de ideología conservadora pese a su denominación), ganó con holgura las elecciones celebradas tras la petición formal del rescate en 2011, desbancando del poder al Partido Socialista.

Evidentemente, el desgaste por las duras medidas adoptadas ha vuelto a provocar un vuelco político entre el electorado luso. No en vano, las últimas encuestas vuelven a situar como primera fuerza a los socialistas. Los escasos márgenes que los sondeos dan a los grandes partidos obligaría a una gran coalición como la que sostiene al gobierno griego.
En cualquier caso, tanto el PSD como el CDS-PP (demócrata-cristiano) se han sentado a negociar un nuevo pacto de estabilidad alertados por el desplome de la bolsa portuguesa (-5,3%) y la espectacular escalada de la prima de riesgo (hasta los 566 puntos básicos). Por ello, las diferencias que motivaron la salida del gobierno del líder democristiano Paulo Portas están cada vez más cerca de superarse. Una crisis que se originó porque Passos Coelho destituyó al ministro de Finanzas (del CDS-PP) sin consensuarlo con Portas. Ciertamente, visto lo visto en los mercados, ambos partidos están obligados a entenderse.

Fuente: Expansión

Foto: European People’s Party

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...