Por qué los inversores pagan intereses negativos para comprar determinada deuda

Los intereses de las letras a corto plazo de Alemania y otros países europeos cotizan en negativo al actuar como refugio para los inversores.

dinero

Desde hace algunos años, los españoles nos hemos convertido en expertos forzados en temas otrora desconocidos como los mercados de deuda y las primas de riesgo. Con todo, son muchos los que se sorprenden de que los inversores lleguen a asumir intereses negativos (esto es, a pagar por comprar deuda) cada vez en mayor medida. En 2012 y 2013, Alemania era prácticamente el único país que contaba con algunas de sus letras con intereses negativos. En 2015, hasta diez países siguen esta estela. ¿Por qué?

Para entender el comportamiento y el contexto que lleva a los mercados a fijar intereses negativos a bonos de deuda pública debe tenerse presente que los inversores actuales priorizan las garantías de cobro sobre la rentabilidad. Con esta visión, los tenedores de deuda consideran que su dinero estará más seguro de esta forma que invirtiendo en cualquier otro activo financiero. De igual modo, los decrecientes intereses que las entidades abonan por los depósitos se suman a la limitación de 100 000 euros como garantía (por encima de esta cifra podrían sufrirse quitas).

Lógicamente, este último escenario es relativamente improbable por cuanto el riesgo de quiebra de los países de la zona euro que no han sido rescatados es moderadamente bajo. Sin embargo, el rescate de Chipre puso de manifiesto que hasta los ahorradores están expuestos a sufrir las consecuencias de un colapso financiero estatal. La deuda en cambio es un activo negociable, que incluso en caso de bancarrota podría ser negociada para obtener gran parte del dinero depositado. Por supuesto, las economías más frágiles ven cómo sus intereses siguen en niveles muy altos.

Por último, debe tenerse en cuenta el fenómeno de la deflación. La caída de los precios propicia que, incluso con un tipo de interés regresivo, el capital depositado en las letras públicas se revalorice en comparación con el IPC (especialmente en países como España, cuyos últimos datos dejan el IPC en el -1,4%). Por si todo lo anterior fuera poco, la activación del QE europeo acentuará todavía más la caída de los intereses.

Vía: Elblogsalmón.com

Foto: PublicDomainPictures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...