Por qué la deuda alemana no despierta el interés inversor

La drástica reducción de la rentabilidad ofrecida a los compradores convierte a los bonos alemanes en sólidos refugios aunque reduce su atractivo como inversión.

deuda alemana

Esta semana nos ha sorprendido la anécdota de que el Tesoro alemán no fue capaz de cubrir toda la oferta de deuda pública que sacó al mercado en forma de bonos y letras. Concretamente, Alemania puso sobre la mesa 2.970 millones de euros en bonos a 10 años, esperando reunir sin problemas una cantidad apropiada de compradores. La realidad, sin embargo, es que los inversores no respondieron con la intensidad esperada a la emisión de deuda, que finalmente se tuvo que conformar con colocar 2.455 millones.

Como hemos destacado al comienzo del relato, se trata de una simple anécdota que, en cualquier caso, requiere de una pequeña reflexión sobre las razones que explican por qué la deuda de la primera economía europea no suscita el interés esperado entre los compradores de bonos. En primer lugar, el interés ofrecido, un exiguo 0,44%, no suponía precisamente un reclamo muy jugoso para los inversores. A esta situación se ha llegado, principalmente, por la barra libre de liquidez abierta por el Banco Central Europeo a finales de 2014.

El gran aval de estos títulos es la seguridad sobre la recuperación del capital invertido, lo cual parece no compensar ya la escasa rentabilidad. En realidad, se trata de un fenómeno generalizado en la zona euro, ya que incluso países con una situación financiera notablemente más delicada que la alemana, como España o Italia, tienen sus bonos a 10 años en el 1,57% y el 1,4%, respectivamente. El QE europeo ha inundado de efectivo la renta variable pero ha laminado el atractivo de la fija.

Para más inri, se da la circunstancia de que la reducción de los intereses ofrecidos a los tenedores de deuda pública se ha reducido drásticamente en muy poco tiempo. Hace tres semanas, el ‘bund’ germano ofrecía un 0,62%, cediendo dos décimas desde entonces. Por último, la caída casi generalizada de los precios en la zona euro ayuda a definir un claro sesgo bajista en este mercado y los bonos alemanes ya no son inversiones sino refugios para los ahorradores.

Vía: Expansión

Foto: Stephen Finn

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...