Polémica mediática en torno a la desigualdad en España

Un estudio de la OCDE considera que el número de ricos ha aumentado en 50.000 personas en España durante la crisis, agitando el debate sobre la desigualdad.

homeless

El pasado martes, la OCDE publicada un estudio en el que abordaba la realidad de un asunto tan controvertido como la igualdad (o la desigualdad) económica. El trabajo, cuyos datos integraban a todos los países que forman parte de esta institución supra nacional, dejaba muchas conclusiones interesantes que han sido utilizadas por los medios y los políticos como munición argumental. Por un lado, hay quienes ven en las cifras un motivo de preocupación por el avance de la desigualdad. Por otro, hay quienes relativizan esta tendencia.

La metodología escogida por la OCDE contribuye, desde luego, a dar mayor visibilidad a la desigualdad en cada país, estimulando, quizá intencionadamente, el debate. En términos absolutos, España cuenta con 50.000 ricos más que en el último trabajo de la institución, dato que ha sido suficiente para que los analistas de la izquierda carguen sus tintas contra las políticas adoptadas durante la crisis. A su juicio, el Gobierno de Mariano Rajoy habría contribuido a agravar esta situación con sus políticas de ajustes y su reforma del mercado laboral.

La réplica liberal ha preferido dejar a un lado la cuestión filosófica o moral y se ha centrado en los datos presentados por la OCDE (lo que, a priori, parece más riguroso). De acuerdo con estas cifras, España sería el tercer país menos desigual (o más igualitario, según se prefiera) de toda la UE. Es más, el segundo país menos desigual sería Grecia, lo que ha servido para atacar a quienes defienden la igualdad como valor moral. En el otro extremo, Estados Unidos es el campeón de la desigualdad.

Ahora bien, ¿qué implica realmente la desigualdad económica? No hay más que ver la parte alta de la tabla (los ejemplos menos igualitarios, vaya) para encontrarse con Austria, Holanda o Alemania además de Norteamérica (tanto los EEUU como Canadá), países con una elevada calidad de vida. Por consiguiente, los más escépticos sobre la validez del estudio se preguntan si la desigualdad implica necesariamente más pobreza. Sea como sea, la polémica sigue abierta con argumentos para todos los gustos.

Vía: Libre Mercado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...