«Nos hemos equivocado con España»

Goldman Sachs reconoce haberse equivocado en el pasado con España y alaba la determinación del Ejecutivo y los primeros indicios de recuperación económica.

Goldman Sachs

No es habitual que una entidad del calibre de Goldman Sachs reconozca públicamente que ha cometido grandes equivocaciones. En el caso concreto de la firma norteamericana, el objeto sobre el que se vertieron análisis injustos fue España. Para ser exactos, nos referimos a las sistemáticas presiones de la entidad estadounidense al Gobierno español para que se decidiera a solicitar el rescate a Bruselas. Recordemos que durante el tercer trimestre de 2012 se multiplicaron las recomendaciones externas para que el Ejecutivo de Rajoy pidiera la intervención de la troika.

El Gobierno, consciente de que semejante decisión podría suponer su tumba política además de someter al conjunto de los españoles a una durísima oleada de ajustes, prefirió retrasar el máximo la solicitud formal de ayuda financiera. Finalmente, la combinación de múltiples factores (contundentes declaraciones de Draghi en defensa del euro, implementación de la reforma laboral, mejora de los sectores exportador y turístico…) dieron un respiro a la economía española y alejaron el fantasma del rescate. Por ello, Goldman Sachs pide perdón por sus precipitadas valoraciones y reconoce la determinación del Ejecutivo.

En cualquier caso, el escepticismo sobre la recuperación española es algo que sigue sobrevolando el ambiente. No olvidemos que aunque hayamos abandonado la recesión seguimos presentando un cuadro macroeconómico bastante mejorable. La deuda pública por ejemplo se encuentra en el histórico nivel del 93% del PIB, una auténtica rémora para el crecimiento que genera muchas dudas a los inversores. Paralelamente, las cuentas públicas siguen presentando un desfase entre gastos e ingresos que amenaza con incumplir nuevamente los objetivos de déficit en los próximos años.

Goldman Sachs reconoce su sorpresa por la voluntad del Gobierno de Rajoy de sacar a España del atolladero sin importar la impopularidad de sus medidas. Poniendo como evidencia el tibio crecimiento económico del tercer trimestre (0,1%), la entidad norteamericana defiende que el ajuste adoptado por las autoridades españolas ha generado beneficios económicos mucho antes de lo esperado. Sobre la posible entrada en deflación, el banco lo atribuye a la caída de la demanda interna tras los duros ajustes.

Fuente: elEconomista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...