Los regalos de Navidad mejor comprarlos cuanto antes

La Navidad de 2021 podría ser problemática en el sentido de producirse retrasos en el reparto de pedidos y compras.

Nos vamos acercando al final del año. Una de las cosas que tenemos en nuestra cabeza, mezclada con las responsabilidades del día a día y el bienestar de nuestra familia, es poder garantizar que podremos comprar los regalos de Navidad y que no habrá sorpresas. Este año 2021 todavía va a ser complicado, tal y como lo fue en 2020. Y, aunque es posible que ya os hayáis habituado a las compras online, es recomendable que este año no solo hagáis uso de ellas de nuevo, sino que, además compréis por adelantado. Porque las previsiones apuntan a que habrá distintos inconvenientes que nos podrían dar problemas para asegurar tener los regalos a tiempo antes de la visita de Papá Noel y los Reyes Magos.

Los profesionales avisan de los distintos problemas con los que nos podemos ver cara a cara. Uno de ellos es la saturación que van a tener las mensajerías y empresas de reparto. No solo la saturación habitual dentro del país, sino en especial todo aquello que venga del extranjero. En España, en especial, se han impuesto normas de aduana nuevas hace poco tiempo y el sistema todavía está entrando en calor. Aunque se supone que con el pre-pago de impuestos todos los paquetes llegan antes, no hay que confiarse, ya que ya se han producido incidentes en los que ocurre lo contrario.

Por otra parte, hay diferentes rutas que se están viendo ralentizadas, en especial lo referente a Reino Unido. Los problemas derivados del Brexit son numerosos y están dando muchos quebraderos de cabeza a empresas y tiendas de todo tipo.

Al problema de los retrasos en los repartos hay que añadir el del abastecimiento en determinados componentes. Incluso meses después de su comercialización, todavía hay dispositivos de última generación que no se están consiguiendo de una manera regular. El stock escasea debido a que hay algunas piezas y elementos determinados que no se encuentran disponibles. Las fábricas han entrado en crisis y el flujo de materia prima se ha visto muy afectado debido a la pandemia. Móviles, consolas y todo tipo de gadgets se han encontrado con que hay pocos componentes y que llegan a las tiendas de forma muy pausada. Esto ha derivado en que, lamentablemente, se haya activado el mercado de la reventa y que el poco stock que llega a los comercios se agote aun más rápidamente.

La consecuencia de esta situación es que nos vamos a encontrar con una menor capacidad de elección. Si el stock escasea, nos veremos ante la necesidad de tomar decisiones sobre productos alternativos. Es decir, que si queremos un iPhone 13 quizá tengamos que aceptar quedarnos con el modelo Pro si no hay disponibles suficientes unidades de la versión que queremos. Esto se aplica prácticamente a todo. Y, aunque en ocasiones puede no ser un cambio dramático, sí que es verdad que, cuando compramos algo, nos apetece adquirir exactamente el producto que teníamos en nuestra cabeza.

Debido a ello, se recomienda anticiparse. Por otro lado, hay que tener en cuenta que muchos productos ya no se van a actualizar en lo que resta de año. A partir de septiembre-octubre entramos en un periodo del año en el cual las empresas se dedican a hacer caja y agotar su stock. Debido a esto, no va a cambiar nada entre comprar el dispositivo en octubre que hacerlo a inicios de diciembre. Lo único a lo que nos expondríamos esperando sería a encontrarnos con el problema de abastecimiento antes mencionado.

Tampoco hay que dejar de lado que la campaña del Black Friday se ha extendido ya también en nuestro país y está llegando a tener la enorme fama que tiene en Estados Unidos. Su popularidad abre un gran abanico de posibilidades para que sea posible hacer compras de Navidad sin sufrimiento y, en algunos casos, con descuentos que son interesantes. Por lo tanto, nosotros pondríamos la fecha crítica para hacer las compras de Navidad en el Black Friday, el cual se celebra el día 26 de noviembre. Es un momento más que interesante para que lo dejemos todo arreglado.

Recomendamos no arriesgar mucho, ya que después del Black Friday las estanterías de las tiendas se vaciarán y comenzarán a rellenarse con productos del almacén que llevan tiempo acumulando polvo y que servirán, únicamente, como opción de última hora a la desesperada.

En el caso de esperar al Black Friday, es recomendable que las compras que hagáis sean en tiendas españolas, puesto que, de enviarlas desde otros países, como Estados Unidos, se estaría cerrando demasiado el tiempo de recepción. Nadie se quiere encontrar con tener que decirle a uno de sus hijos que Papá Noel se ha retrasado y que el regalo está en camino. La única suerte que tenemos los españoles es que siempre queda la oportunidad de estirar la recepción hasta los Reyes Magos. No viene nada mal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...