Los demócratas sí hablan de economía: las líneas maestras para el 8-N

La Convención Demócrata deja muchos más titulares en materia económica que la republicana. Hillary Clinton defiende la reforma migratoria y vigilar a Wall Sreet.

clinton

La semana pasada en Empresayeconomia.es realizamos un exhaustivo análisis de la trayectoria reciente del Partido Republicano con motivo de la Convención Nacional en la que Donald Trump fue proclamado candidato del ‘Grand Old Party’. Nos hacíamos eco de la indefinición ideológica en la que se había instalado el partido y de la ausencia de una hoja de ruta más allá del endurecimiento de la política de inmigración. Una semana después, tenía lugar la Convención Nacional del Partido Demócrata. Aun sin entrar en grandes detalles, los demócratas de Hillary Clinton sí han tocado muchos más temas que los republicanos.

Tras la estela de Obama

Hillary Clinton ha sido nominada tras imponerse en una interesante campaña contra el veterano senador Bernie Sanders, de marcada inspiración socialista. Es por ello que la ex Secretaria de Estado ha tenido que adaptar su discurso para dar entrada a temas de índole social y plantear un programa económico de tintes inclusivos. En este sentido, se hace evidente el regreso del Partido Demócrata a 2008, cuando Barack Obama llegó a la Casa Blanca entre duras críticas al papel de Wall Street en la crisis financiera y abogando por mayores servicios públicos.

El mandato de Obama, del que Clinton formó parte de manera activa durante la primera legislatura, abrió el melón de temas como la sanidad universal (o relativamente universal) o los mayores controles a las operaciones financieras. Si bien algunas de las medidas no pudieron completarse en su totalidad, Obama ve cómo parte de estas iniciativas serán continuadas por su sucesora al frente del partido. Clinton era vista como una candidata demasiado pro ‘establishment’ y por eso el decidido apoyo del actual presidente y del derrotado Sanders pueden ser decisivos para movilizar a la izquierda estadounidense. No hay que olvidar que Trump está pescando en el caladero del malestar social.

Críticas y abrazos con el poder económico

Hillary Clinton concluyó la Convención Demócrata con un discurso en el que deslizó varios ataques contra el poder financiero, en abstracto. ‘No permitiremos que arruinen a la economía del país otra vez’, fueron las palabras exactas que la candidata dedicó a Wall Street. También se permitió anticipar un cambio normativo que regule la financiación empresarial de las campañas políticas. Esto no deja de ser curioso habida cuenta de la estratosférica cantidad recaudada por Clinton durante las elecciones primarias.

Política migratoria inclusiva

En 2014, el presidente Obama aprobó por decreto la reforma migratoria que permitía regularizar la situación de millones de inmigrantes en el país. La oposición republicana fue notable pero Hillary Clinton ha respaldado la medida sin ambages, considerando que los inmigrantes son una parte esencial de la economía norteamericana y la que robustez de esta se debe en gran medida a su trabajo. En caso de ser elegida, Clinton profundizará en esta reforma, a ser posible con mayoría en alguna de las cámaras.

Sacando pecho

La Administración Obama tuvo que lidiar con la peor crisis que ha vivido el país desde la Gran Depresión y, a la vista de los datos de los últimos años, puede considerarse que ha triunfado en este frente. La gestión económica ha incluido un aumento de la deuda pública pero no en mayor medida que el realizado en los últimos días de la Administración Bush. Paralelamente, los niveles de desempleo se han corregido hasta situarse por debajo del umbral del 5% aunque la fuerza laboral del país se ha reducido.

La Fed puede complicarle las cosas

Las medidas de reactivación económica impulsadas por los demócratas se han sustentado en gran medida sobre la acción de una Reserva Federal totalmente entregada a las políticas expansivas. El exgobernador Ben Bernanke (2006-2014) fue un activo aliado del presidente pero su sucesora Janet Yellen se halla en pleno proceso de endurecimiento de dichas políticas. La economía ya no necesita respiración asistida y la Fed está desmantelando poco a poco sus planes de estímulos, lo que contempla alzas de los tipos de interés a medio plazo. Quizá ello complique un poco las cosas al poder político durante el inicio de la próxima legislatura.

El voto conservador, inesperado aliado

Si Sanders debe movilizar a una izquierda reticente, la candidata no debe perder su tirón entre el votante moderado y la clase media. Clinton puede llevarse gran parte de un voto conservador o de centro-derecha que no se fía de Donald Trump.

Foto: © ifeelstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...