Los bancos piden más

Las entidades financieras no han acogido mal la propuesta del gobierno para la dación en pago de la vivienda para que familias sin ingresos puedan cancelar su hipoteca. Y es que han comunicado para, aunque con prudencia, para poder realizar dichas daciones, han de recibir ayudas fiscales por parte del Ejecutivo.

Tras el anuncio por parte del ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre un código de buenas prácticas a aplicar entre las entidades financieras, éstas han puesto sus condiciones al cumplimiento de dicha sugerencia. Entre las medidas que propone (nunca exige) el alto cargo del Ejecutivo se encuentra la dación en pago de la vivienda para que familias sin ingresos puedan cancelar su hipoteca. Esto ha despertado críticas a ambos lados del panorama político y económico de España.

Los bancos piden ayudas fiscales para realizar la dación en pago

Mientras que los grupos políticos de izquierda pedían que fuera un compromiso firme, es decir, que se legislara sobre ello; otros, esto eso, las entidades financieras, han afirmado que esa posibilidad ya existe (aunque nunca se aplica). Además, los bancos han puesto sobre la mesa una serie de demandas para poder llevar a cabo dicha dación en pago. Principalmente, lo que han pedido es una serie de ayudas fiscales para poder hacer realidad la dación en pago.

Según las entidades, estas ayudas permitirían agilizar el proceso de dación. Pero lo que no dicen es que también puede ser un aliciente para incrementar las hipotecas. Parece que es una buena manera de rescatar el sector inmobiliario, que en el año 2011 registró una caída del 32% en hipotecas. Mientras que “el capital de los créditos hipotecarios concedidos bajó un 36,4% en el conjunto del año, hasta los 77.962 millones de euros”. No obstante, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (Ceca) y la Asociación Española de Banca (AEB) han pedido prudencia antes de pronunciarse de manera definitiva sobre las recomendaciones del gobierno conservador.

Y es aquí donde se da la paradoja económica. Pues mientras los bancos reclaman más ayudas para garantizar una medida que ayudaría a los más desfavorecidos, aunque se guarden cartas bajo la manga como una posible subida de las hipotecas, son atacadas por las agencias de calificación de forma constante. En esta ocasión ha sido la agencia de medición de riesgos Moody’s la que ha puesto en entredicho la actividad crediticia de las principales entidades financieras españolas. Además, la última calificación también ha afectado a bancos italianos y portugueses. Banco Santander, BBVA, Caixabank, Bankinter, Banco Popular, Banesto y Unicaja Banco han pasado de tener una nota de Aaa a Aa2. Pero la rebaja no se ha impuesto a la actividad bancaria de dichas entidades a nivel general, sino a las respectivas cédulas hipotecarias. Quizás la dación en pago mejore su imagen.

Foto: enriquearruti

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...