Las cifras que marcarán el futuro de las pensiones

Un estudio cuantifica en 7.700 euros anuales el ahorro que los españoles deberán realizar para garantizar su calidad de vida tras la jubilación.

pensiones

El futuro del sistema de pensiones seguirá llevándose muchos titulares y muchos informes en los próximos años. Prácticamente todos los analistas que se acercan a la cuestión reconocen que se trata de uno de los desafíos más importantes a que se enfrentan los países desarrollados -y, más en concreto, España- en estos momentos. Opiniones y lecturas al margen, observar las cifras es una de las mejores maneras de comprender cuál es el estado real del sistema de pensiones y cómo evolucionará en las próximas décadas. Conocer estos datos será necesario para prepararse ante lo que pueda acontecer.

¿Será necesario el ahorro privado para mantener la calidad de vida?

Rotundamente, sí. El ahorro privado siempre ha sido recomendable para complementar la pensión pública y asegurarse unos estándares óptimos de consumo y, por ende, de calidad de vida. Esta recomendación se convertirá a no mucho tardar en una imperiosa necesidad. La evolución del sistema público de pensiones hace evidente que no será posible sostener la capacidad adquisitiva previa a la jubilación únicamente con estas prestaciones. Un informe elaborado por Aviva cifra en 7.700 euros el ahorro anual necesario para que la calidad de vida no se reduzca tras jubilarse.

¿Está próximo el temido punto de inflexión?

Aquí existe un mayor debate pero lo cierto es que, por ahora, las pensiones públicas seguirán bastando para llevar una vida digna en la inmensa mayoría de los casos. La OCDE considera que para conservar la calidad de vida anterior a la jubilación es necesario que la pensión suponga el 70% del último salario percibido. En 2015, las pensiones públicas todavía suponían de media el 80% de la última nómina, lo que da cierto margen para pilotar la transición hacia un nuevo paradigma. En cualquier caso, conviene precisar que la tendencia regresiva coge velocidad año a año.

¿El cobro de las pensiones está ligado al agotamiento del Fondo de Reserva?

La llamada ‘hucha de las pensiones’ ha sido noticia en los últimos años por su inexorable reducción. El Fondo de Reserva de la Seguridad Social dispone de poco más de 25.000 millones de euros, siendo posible que su agotamiento llegue entre 2017 y 2018. Su desaparición no significaría, sin embargo, que las pensiones dejarán de estar garantizadas. Este fondo de contingencia es una ayuda para el Estado pero no abona todas las pensiones.

Con todo y con eso, el agotamiento del Fondo de Reserva sí que podría complicar, y mucho, las cosas. Para tratar de reducir el déficit público, es posible que el Gobierno en funciones vuelva a echar mano del fondo para abonar pensiones y sueldos públicos, dado que la alternativa sería emitir nueva deuda. Así, el fondo podría terminar 2016 con 5.000 millones de euros menos de lo previsto inicialmente por Hacienda. No hay que olvidar que parte del fondo está invertido en activos que han reducido su rentabilidad.

¿Qué medidas se barajan para evitar el colapso del sistema?

Como principales medidas de choque, el Gobierno dispone de dos posibles alternativas que bien podrían acabar adoptándose en su conjunto. Por un lado, puede retrasar la edad de jubilación, algo que instituciones como el Bundesbank dan prácticamente por sentado no solo en España sino en todos los países desarrollados. Por otro, puede fijar un nuevo impuesto para sufragar las pensiones, una idea abiertamente defendida por el PSOE en las últimas campañas electorales. Una tercera medida ya adoptada es fijar un aumento modesto de las pensiones, como el 0,25% anual.

¿Cómo se encuentra España en comparación con otros países desarrollados?

Como hemos avanzado, los desafíos que deberá superar nuestro país no son exclusivos para los españoles. Los irlandeses, por ejemplo, deberán ahorrar por su cuenta cerca de 11.500 euros para poder mantener su nivel de vida más allá de los 65 años, al tiempo que los británicos necesitarán hasta 13.200 euros anuales. Curiosamente, los italianos se benefician de un contexto demográfico algo distinto y les bastaría el ahorro de 3.900 euros al año.

Las recetas que se han puesto sobre la mesa en la mayoría de casos son muy parecidas: avanzar hacia sistemas mixtos, en los que las pensiones públicas (contributivas) se complementen con aportaciones directas (la ‘mochila austríaca’); y modificar la fiscalidad de los fondos privados para hacerlos más atractivos. Cada vez más expertos aconsejan ir introduciendo estas propuestas en el debate público así como empezar a hacer pedagogía sobre las mismas.

Foto: © diego_cervo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...