La UE aprende del trauma chipriota

Aprovechando la cumbre del G8, las autoridades comunitarias han avanzado un plan para garantizar la seguridad de los ahorradores.

barroso

Apurando los últimos días de la cumbre del G8, las autoridades de la Unión Europea desplazadas hasta Belfast se afanan en lanzar mensajes de tranquilidad a sus ciudadanos. El escenario es ciertamente propicio para tal cometido. Por un lado, los Estados Unidos presentan un cuadro macroeconómico que invita a suponer que la mayor potencia mundial estará pronto en condiciones de liderar la recuperación económica de occidente. Por otro, el hecho de que de las ocho naciones participantes en la cumbre cuatro sean europeas (cinco si contabilizamos la parte europea de Rusia, la más importante económicamente hablando de todo el país) ha permitido recuperar parte de la confianza perdida.

Los altos cargos europeos participantes en el foro, incluyendo al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al presidente de la Comisión Europea, José Manual Durao Barroso, y a la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, se han pronunciado sobre la credibilidad del viejo continente. Con todo, quizá la declaración más significativa haya sido el «mea culpa» entonado ayer con motivo del rescate chipriota. En este sentido, el Consejo Europeo ha asegurado que buscará la fórmula para dotar de mayor seguridad jurídica a los depósitos de más de 100.000 euros.

Recordemos que uno de los aspectos más controvertidos del plan de rescate a la banca chipriota fue la quita a determinados productos de ahorro. Este asunto se planteará en la reunión del Ecofin (compuesto por los ministros de Economía de la UE) prevista para el próximo viernes.
El objetivo último del debate es la de minimizar al máximo el impacto de los rescates en los ahorradores. Por ello, se espera aprobar cambios en las principales vías de recaudación, priorizando la intervención entre los accionistas y preferentistas y dejando como última opción a los propietarios de depósitos no asegurados (más de 100.000 euros). Esta solución supone un punto medio entre los partidarios de asegurar todos los productos de ahorro, caso del BCE y del Gobierno español, y los defensores de igualar a los propietarios de bonos con los de grandes depósitos (mayormente, Alemania y Holanda).

Fuente: Expansión

Foto: Αντώνης Σαμαράς Πρωθυπουργός της Ελλάδας

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...