La ‘troika’ controlará las cuentas españolas tras el rescate

Tal y como ha afirmado el ministro alemán federal de Finanzas, Wolfgang Schäuble, la ‘troika’, compuesta por el órgano formado por la Comisión de la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), controlará la reestructuración bancaria de España.

No es tan bonito el rescate a España no, aquí los 100.000 millones de euros no se regalan. Ya se ha encargado de afirmarlo Wolfgang Schäuble, ministro alemán federal de Finanzas, quien ha anunciado que el órgano formado por la Comisión de la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE); la famosa ‘troika’, tendrá en su poder el control de la reestructuración bancaria de nuestro país.

Schäuble tiene ganas de guiarnos, se va a convertir en nuestro nuevo papá que nos vigile todos los movimientos, eso sí, sólo en lo que respecta a la reestructuración de la banca. Asimismo, el ministro alemán nos riñe por los problemas consecuentes a la burbuja inmobiliaria. Además, indica que las medidas adoptadas por los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro se basan en las tomadas después de la crisis inmobiliaria de Estados Unidos.

'Troika' significa la alianza de tres personajes o entidades de idéntico nivel y poder que se unen para dirigir una entidad o realizar una misión. Viene representada por la unión de tres caballos tirando de un carro.

«Como lección de aquella crisis hemos aconsejado a España: debéis proporcionar a los bancos suficiente dinero lo quieran o no. El país se encuentra en el camino correcto para resolver sus problemas financieros. España ha llevado a cabo desde 2008 numerosas reformas, entre ellas varias importantes en el sector bancario», ha afirmado el alemán.

Si todo marcha según lo previsto, antes de que termine el mes, nuestro país debería de recibir el primer préstamo del rescate, una suculenta cifra de 30.000 millones de euros para apuntalar a la banca mientras se salvan los muebles posibles y se liquida el resto. El Gobierno español tiene hasta 2014 para reconducir el déficit por debajo del 3% del producto interior bruto (PIB).

Miedo da lo que pasará con los 70.000 restantes, los cuales siguen dependiendo de las conclusiones a las que en septiembre llegue la legión de consultoras y auditoras reclutadas por el Gobierno español y pagadas con cargo al bolsillo del contribuyente de a pie. Una cantidad repartida a lo largo de 18 meses y a la que sólo Finlandia exige un interés de la misma, alrededor del 2 por ciento.

Fuente / El Economista

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...