La revolución liberal de David Cameron

El Primer Ministro británico acelera su agenda reformista y aprueba importantes reducciones fiscales y privatizaciones con vistas a las elecciones generales de 2014.

cameron

Incumplir los programas electorales no es algo que sorprenda demasiado por estos lares. Sin embargo, en las naciones con mayor arraigo del liberalismo y del parlamentarismo, las promesas se tienen que cumplir. Por ello, el Primer Ministro británico David Cameron va a tener que realizar una verdadera revolución económica para presentarse ante sus votantes con los deberes medianamente cumplidos. Y es que, a pesar de llegar al poder en 2010 como un alumno aventajado de Margaret Thatcher, Cameron ha firmado casi trescientas alzas fiscales.

Así las cosas, la cercanía de los comicios generales de 2014 parecen haber despertado el espíritu liberal del líder «tory». Por lo pronto, la mayoría conservadora del Parlamento ha aprobado una considerable rebaja del tipo general del Impuesto de Sociedades, que pasa del 28% al 20%. La bajada supone un punto de inflexión en la política de Cameron no solo porque devuelve a la formación conservadora sus principios ideológicos básicos, sino porque al aplicarse al tipo general (el más bajo) beneficiará a muchos más ingleses que los tramos más altos.

Además, la reforma no nace fruto de la precipitación, sino que tal y como recoge el Ministro de Hacienda se ha analizado al detalle el impacto que esta medida tendrá en el erario público (unos ocho mil millones de libras). Cameron juega la baza de la palpable recuperación de Reino Unido para aumentar los ingresos aun reduciendo la base imponible. Por otro lado, el Impuesto sobre la Renta sí que verá reducido su tipo más alto, que pasará del 50% al 45%.

El otro gran bloque de medidas están relacionadas con las privatizaciones, completamente aparcadas durante los tres primeros años de legislatura. En esta ocasión, le llega el turno al servicio estatal de Correos, un escollo que no pudo resolver ni la mismísima Thatcher y que apunta a un notable éxito. La fórmula escogida, la salida a bolsa, ha generado un gran entusiasmo entre los inversores y ahorradores, elevando hasta 700.000 el número de nuevos accionistas. Cameron tratará de vender el eslogan «más vale tarde que nunca».

Vía: Libre Mercado

Foto: DFID

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...