La remontada laboral española, a examen

Adecco constata que las grandes diferencias en cuestiones salariales se explican principalmente por el sector profesional, la formación y la antigüedad en un mismo puesto.

empleo

A mediados de 2013, la economía española puso punto y final a uno de los periodos recesivos más prolongados de su historia reciente y comenzó a recuperar parte de las posiciones perdidas. El mercado laboral fue uno de los primeros ámbitos en percibir el cambio de tendencia, como no podía ser de otro modo cuando había sido el gran damnificado durante la fase de contracción. La creación de empleo fue acelerándose hasta que en 2015 se registraron cifras de contratación y retroceso del paro no vistas en casi una década. Hoy, nos servimos del último informe de Adecco para analizar la intrahistoria de esta remontada.

Insatisfacción salarial

La mayoría de medios que se hicieron eco del citado estudio pusieron el acento sobre el descontento generalizado entre los trabajadores respecto a sus retribuciones salariales. El informe nos dice que el 72,3% de los consultados no está satisfecho con el sueldo que percibe. Aquí, sin embargo, conviene poner sobre la mesa los datos de la variación salarial en el último año. En 2015, el 51,1% de las empresas no aumentaron ni bajaron los sueldos de sus trabajadores. Un 23,9% afirma haberlos subido y otro 22,7% reconoce que los ha bajado.

Esto nos deja una foto fija en la que podemos decir que no ha habido una variación salarial significativa a lo largo de 2015. Por consiguiente, no serían ciertos los tópicos sobre una tendencia a bajar sueldos pero tampoco puede hablarse de que los salarios estén dejando atrás los recortes efectuados durante la crisis. Este inmovilismo sería el motivo por el que los trabajadores consideran no estar debidamente remunerados. Aquí entra en juego el argumento de que si la crisis fue óbice para bajar los salarios, algo bastante razonable, la consolidación de la recuperación económica debería suponer también un aumento de las nóminas.

Las alegrías y las penas van por barrios

O por sector profesionales, mejor dicho. No es ningún secreto que hay profesiones mejor remuneradas que otra y Adecco ha pasado revista a las tablas salariales de cada una de ellas durante el año pasado. El ámbito de la administración de empresas, incluyendo tanto la alta dirección como los puestos más bajos, arroja un salario medio anual de 34.866,09 euros. En el otro extremo se sitúa la atención al cliente, con 13.467,21 euros, casi la tercera parte que los administrativos.

Entre ambos ámbitos, las profesionales relacionadas con los temas legales (asesoría jurídica, abogacía…) se llevan la segunda posición con 34.019,8 euros. Los sectores tecnológicos, I+D, medioambientales, control de calidad, ingenierías, recursos humanos, comerciales y marketing se sitúan entre 22.000 y 27.000 euros. Logística, transporte, compras, secretariado y artes gráficas se quedan entre 17.000 y 19.000 euros. Por lo que respecta a la media general de todos los sectores, nos encontramos con un salario anual de 21.842,55 euros.

La formación, clave

Solemos lamentarnos de que nuestros jóvenes están muy preparados pero no cuentan con oportunidades de entrar en el mercado laboral en los parámetros para los que se han formado. De hecho, apenas el 57,8% de los estudiantes creen que encontrarán trabajo el año después de finalizar sus estudios. Sin embargo, Adecco constata importantes diferencias salariales en función del grado de los estudios superados. Los profesionales que poseen un título de doctorado perciben de media 28.847,73 euros, cifra que casi triplica a los 10.549,18 euros que ganan quienes no tienen estudios.

Una cuestión generacional

Dado que los nuevos trabajadores suelen ser más jóvenes que los que ya integraban las plantillas de las empresas, se percibe un notable brecha salarial en cuestión de edad. Los profesionales que tienen entre 41 y 45 años presentan un salario medio de 25.735 euros, muy por encima de los 11.817 euros de que disponen de media los trabajadores con menos de 26 años. No hay que olvidar que el 58,1% de las empresas que contrataron algún trabajador en 2015 lo hicieron con menores salarios respecto a los empleados antiguos.

La dificultad de reengancharse

Muchos trabajadores veteranos (entre 40 y 50 años) perdieron su empleo durante la crisis y ahora comienzan a volver a ser contratados. No obstante, lo hacen a considerable distancia de las condiciones que tenían antes. Un profesional de 45 años que lleva diez años en la empresa gana de media 14.000 euros más que un trabajador de su misma edad recién contratado (32.000 euros o más frente a 18.834 euros).

Foto: © alphaspirit

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...