La reforma laboral de Renzi comienza a dar frutos

Los contratos indefinidos aumentan un 24,1% interanual en el primer trimestre del año y la tasa de paro comienza a bajar con lentitud.

reforma laboral

La política italiana tiene algo de esquizofrénica y de inestable, para qué vamos a negarlo. Durante los últimos setenta años se han sucedido gobiernos de todo signo y con todas las coaliciones imaginables con una rapidez mareante, llegando incluso a pasar pocos meses en el poder. En estos momentos, sin embargo, la presión de la crisis parece estar obligando a concentrar toda la atención del ejecutivo italiano en sacar adelante las reformas necesarias. Una de las más polémicas, la reforma laboral, parece estar dando los primeros resultados.

Concebidas como una apuesta personal de Matteo Renzi, el carismático ex alcalde de Florencia que desbancó al más gris Enrico Letta al frente del Partido Democrático y del propio Gobierno de Italia, la reforma laboral y el conjunto de medidas encaminadas a reanimar el mercado de trabajo constituyen el mayor intento reformista en este ámbito en Italia en muchas décadas. Aunque las críticas de los sindicatos y de las asociaciones de extrema izquierda se centraron en el abaratamiento del despido, las llamadas ‘Job acts’ incluían muchas más modificaciones.

No en vano, esta reforma aprobaba una serie de estímulos y bonificaciones para alentar la contratación. Los datos de 2015 han arrancado una gran sonrisa a Renzi, puesto que los contratos indefinidos han aumentado un impresionante 24,1% en el primer trimestre. Este dato, que supone que se hayan firmado 91.277 contratos de este tipo más que el año anterior (alcanzando los 470.784). Con exenciones de hasta 8.060 euros por trabajador al año para las empresas, el mercado laboral ha sumado 261.000 trabajadores más durante el último año.

Las ‘Job acts’ también contemplan un nuevo mecanismo para que empresarios y trabajadores acuerden las condiciones del despido sin recurrir a la vía judicial, con indemnizaciones variables y sensiblemente menores que antes de la aprobación de las medidas. Por el momento, los datos siguen invitando a la cautela, ya que la tasa de paro italiana está reduciéndose muy lentamente (en abril se situó en el 12,4%). El final del año será clave para medir su impacto real.

Vía: Cinco Días.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...