La prima de riesgo sube en Semana Santa

La prima de riesgo española se ha situado muy cerca de los 400 puntos básico, es decir, a tan sólo 100 de la barrera psicológica que marca los 500, cifra con la que han sido rescatadas varias naciones europeas (Portugal y Grecia, principalmente). España, que acaba de presentar unos presupuestos más que restrictivos para no preocupar a Bruselas, genera gran inquietud con el escaso valor de su deuda pública.

La huelga general del pasado 29 de marzo y la reacción del gobierno recortando aún más los presupuestos para el 2012 han sido clave para que los inversores vuelven a huir de España. El Ejecutivo, con Mariano Rajoy y Luis de Guindos a la cabeza, sigue empeñado en recortar puntos de su deuda. Parece que su principal objetivo no es crear riqueza y un marco económico propicio para los negocios, sino dejar de ser un estorbo para la Unión Europea. Desde Bruselas no cesan en su empeño por que España reduzca su déficit. Han sido tan insistentes que, finalmente, los presupuestos generales para el presente curso sacrificarán 27.000 millones de euros. Esto tiene, pues, un único objetivo: reducir el déficit público del 8,51% del PIB de 2011 al 5,3%, única cifra que acepta Bruselas.

Rajoy en un acto del PP

No obstante, no todos los pasos que da el gobierno del Partido Popular ahuyentan a los inversores. La reforma laboral, que precisamente provocó la huelga general del pasado mes de marzo, puede ser clave para volver a abrir el mercado a empresas extranjeras que antes habían desaparecido del panorama económico. La facilidad para el despido de trabajadores ha tenido muy buena acogida entre los empresarios, que no obstante estudian las medidas con mucha cautela. Y es que las reformas de los conservadores no son del todo acertadas. Así, hay que mencionar la reforma financiera con el fin de sanear el sector nacional. He aquí donde surgen los mayores problemas. Y es que la banca española, aun en plena reestructuración con ventas, compras y absorciones por doquier, sigue mostrando su debilidad en la Bolsa.

Ante este contexto, la prima de riesgo no deja descansar a los políticos y economistas españoles ni en Semana Santa. El diferencial con respecto al bono alemán ha vuelto a subir varios peldaños. Ahora, se sitúa en los 392 puntos básicos, un nivel muy similar al registrado en noviembre pasado, cuando las elecciones generales estaban a punto de caramelo. Hoy, sin cambios de gobierno a la vista, la prima de riesgo genera una gran amenaza para la estabilidad del país. Y es que si los presupuestos han sido concebidos para no crear pánico en Europa, la última subasta de deuda pública ha hecho saltar más de una alarma. De los 392 a los 500 puntos básicos hay solo un paso y si se llega a este tope nuestra economía será susceptible de ser rescatada. Sin duda, todo un fracaso en política económica.

Foto: ppcantabria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...