La prima de riesgo se dispara el día después de las elecciones griegas

Nada consigue sofocar las llamas de la prima de riesgo que arrecian sobre la economía española. Con el triunfo de los conservadores de Nueva Democracia ayer en las elecciones griegas, partidarios a seguir con las medidas de ajuste impuestas por la troika, se esperaba que los mercados dieran un respiro también a España, que subiera la confianza. No ha sido así. Ni el rescate a la banca ni el resultado de las elecciones griegas, los dos paliativos para tratar los problemas más acuciantes, han conseguido disipado las dudas de los inversores.

Así, la prima de riesgo se ha disparado a principios de la jornada por encima de los 570 puntos y el bono español a 10 años se sitúa al 7’13% de interés, rozando máximos históricos. Más que un paracaídas para la economía, rescate y elecciones no han conseguido sino reflejar la extrema debilidad de la economía propia, desnuda ahora ante la desconfianza de los creditores.

Pese a que las bolsas europeas subían el telón con alegría, en Madrid han tardado poco en registrar de nuevo los peores resultados conocidos. Con esto, la situación de la economía española queda desprovista de parapetos, y se vislumbran las razones últimas, más allá de la superficialidad: un país cuya deuda alcanzará -en cuanto se produzca el rescate- el 90% del PIB es incapaz de ofrecer garantías a los inversores, más cuando no hay a la vista ningún tipo de crecimiento.

Al gobierno de Rajoy le queda aún alegar que el rescate no se ha hecho efectivo, a la espera de que las dos auditoras independientes publiquen los resultados de la prueba de estrés realizada a la banca. Pero parece que una ampliación de la deuda pública no es precisamente el elemento que aplacará la voracidad de los mercados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...