La izquierda moderada busca una nueva política económica

Tras la Gran Recesión, la socialdemocracia europea está obligada a buscar nuevas fórmulas que garanticen la prosperidad de los países y la libertad ciudadana.

hollande

El debate entre intervencionismo y liberalismo es tan antiguo como ambos pensamientos económicos. Durante el siglo XX, diversas escuelas se posicionaron en uno u otro sentido y nutrieron de munición intelectual a los gobiernos, muy especialmente tras la Segunda Guerra Mundial. A partir de la década de 1980, los liberales han ido ganando posiciones incluso en los países tradicionalmente socialdemócratas, caso de los estados nórdicos. Tras la Gran Recesión, la izquierda europea vuelve a buscar una ideología económica con la que presentarse en sociedad.

Examinando el mapa político de Europa, se observa que el centroderecha cuenta con muchos más gobiernos y que no pocos de ellos son recientes, lo que prueba el descontento con la actuación de la izquierda durante la crisis. Alemania, Reino Unido, España, Noruega, Suecia, Holanda o Finlandia son algunos de los países más importantes que cuentan con gobiernos conservadores o liberales. Por el contrario, la izquierda tiene como principales bastiones a Francia e Italia. En ambos casos, Hollande y Renzi han dado un giro a su política que perfectamente habría firmado un liberal.

El caso francés es sin duda el más llamativo. Tras llegar al poder prometiendo una alternativa socialdemócrata a las políticas de austeridad defendidas principalmente por Alemania, François Hollande ha retrocedido sobre sus pasos y prepara un duro paquete de reformas y ajustes. Reducir el déficit y ganar en competitividad (las recetas clásicas de la escuela liberal) son los dos pilares del nuevo proyecto liderado por Manuel Valls, que recientemente ha acometido una reestructuración de su gabinete para este fin.

El Gobierno de Matteo Renzi en Italia cuenta con algo de lo que muchos homólogos no pueden presumir, una gran aceptación popular. Las recientes elecciones europeas encumbraron a la coalición gubernamental de centroizquierda como la gran fuerza política del país. Sin embargo, la economía italiana es ahora mismo la gran enferma de Europa, y el propio Renzi ha prometido que reformará el mercado laboral para abaratar la contratación, bajará impuestos, reducirá el gasto público y completará algunas privatizaciones. ¿El nuevo modelo para la izquierda europea?

Vía: Libre Mercado

Foto: Jean-Marc Ayrault

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...