La inconcreción ralentiza la unión bancaria

La no delimitación de competencias, las incógnitas sobre el grado de solidaridad de cada país y el sistema de votación frenan el acuerdo definitivo.

merkel

Las cosas de palacio van despacio. Desde luego, la máxima castellana puede aplicarse con absoluta vigencia a las reformas que la Unión Europea tiene en curso. La más importante de ellas es sin duda la unión bancaria, un proyecto poco definido pero muchas veces mencionado que despierta la euforia del sur y la desconfianza del norte. A escasas tres semanas de despedir 2013, los miembros del Ecofin siguen sin ponerse de acuerdo para crear el Mecanismo Único de Creación (MUC), el paso previo a la puesta en marcha del proyecto.

El MUC está llamado a convertirse en la autoridad máxima a la hora de decidir la actuación a seguir de cara a intervenir entidades bancarias con problemas. Dicho de otro modo, será el tribunal que establecerá la hoja de ruta en futuros rescates bancarios y que, llegado el caso, podrá decretar la liquidación de un banco. Sus prerrogativas no son ni escasas ni inocentes, ya que se atribuirá de facto competencias que históricamente han pertenecido a los países. Precisamente, este punto despierta la enconada oposición alemana.

Según se desprende de la última reunión del Ecofin, Alemania no dará su brazo a torcer si no se delimitan claramente cuáles van a ser las atribuciones del MUC. Ciertamente, la inconcreción está siendo la nota predominante en todo el proceso de unificación bancaria, algo que provoca los recelos de los miembros más poderosos. Y es que, Alemania quiere dejar por escrito qué grado de colaboración corresponde a cada país, en qué ámbitos intervendrá el MUC y cuál será el sistema de votación dentro del mismo. Lógicamente, la locomotora de Europa desea salvaguardar su influencia.

Así las cosas, la creación del Fondo de Resolución es el otro gran elemento de discordia. Dado que la autoridad del tribunal quedaría suprimida si no dispusiese de fondos suficientes, está por ver qué cantidad deberá aportar cada país hasta que los bancos pasen a asumir este coste. Por otro lado, el hecho de que países que no poseen el euro formen parte del proyecto complica todavía más las cosas.

Fuente: El Mundo

Foto: medienmagazin pro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...