La hegemonía de Angela Merkel, más amenazada que nunca

Tras once años en el poder, la continuidad de la canciller democristiana está más cuestionada que nunca por la crisis de los refugiados y el auge populista.

merkel

Dentro de aproximadamente un año, los alemanes acudirán a las urnas a elegir la composición del parlamento federal o, dicho de otro modo, a ratificar o descartar la continuidad del actual Gobierno de Angela Merkel. La canciller demócrata-cristiana es una de las figuras políticas más importantes de la historia reciente de Europa y, tal y como comentamos con motivo de su décimo aniversario en el poder, su mandato parecía eterno hasta hace poco. El desencanto social y el auge del populismo amenazan por primera vez desde 2005 la continuidad de Merkel en la cancillería alemana.

Berlín, la evidencia de un desencanto

El pasado domingo 18 de septiembre tuvieron lugar las elecciones municipales en Berlín. En su condición de länder, la capital alemana dispone de un parlamento con unos poderes análogos a los de los Estados alemanes, razón por la cual es una plaza muy influyente en la política nacional. Las encuestas venían anticipando un castigo a los partidos tradicionales y no erraron un ápice sus pronósticos. La Unión Demócrata-Cristiana (CDU) cosechó apenas el 17,6% de los votos, manteniendo la segunda plaza por detrás de los también castigados socialdemócratas. Un magro consuelo que, sin embargo, no impedirá que los conservadores no puedan influir en el próximo gobierno berlinés.

Lo ocurrido en Berlín es particularmente ilustrativo del clima político alemán porque ni siquiera la suma del SPD y la CDU permite formar gobierno, razón por la cual los socialdemócratas ya han confirmado que explorarán otras opciones. El principal responsable de esta inédita situación es Alternativa por Alemania, la formación de extrema derecha que ha recabado el 14,2% de los sufragios. No es la primera vez que sucede algo así, puesto que las últimas elecciones celebradas en varios länders arrojaron buenos resultados para los populistas y pésimos para los intereses de Merkel.

¿Por qué se ha desgastado tanto la figura de Merkel?

Si tenemos en cuenta que en las elecciones federales de 2013 Merkel revalidó su mandado con un impresionante 41,5% de los votos, el desgaste sufrido por la canciller ha sido inusualmente rápido e intenso. Sin lugar a dudas, la gestión de la crisis de los refugiados ha sido el gran detonante de la pérdida de apoyo de la CDU, una parte de cuyos votantes no entendieron el giro ‘social’ de la canciller. Los ataques yihadistas en suelo alemán han extendido esta impresión.

La reacción de parte de la ciudadanía alemana a la política de asilo seguida por Merkel con el apoyo de la izquierda ha dejado en fuera de juego a los estrategas de la CDU. Hasta ahora, todas las comparecencias electorales, tanto a nivel nacional como en los länders y municipios, se habían afrontado con la gestión económica como principal arma. Sin embargo, salta a la vista que la solidez de las finanzas públicas y la buena marcha de la economía alemana han quedado en segundo plano para los votantes.

¿Cuál es la situación de la economía alemana?

Como venimos comentando, el desconcierto entre las filas conservadoras es mayúsculo. Alemania atraviesa prácticamente una situación de pleno empleo, las cuentas públicas han cerrado con superávit en los dos últimos ejercicios y el músculo exportador alemán no ha perdido fuerza pese a las dudas. Paralelamente, el Estado germano se financia con los costes más bajos de su historia, con la mayoría de sus bonos a corto y medio plazo en terreno negativo. Paralelamente, la influencia política en Bruselas es máxima.

¿Qué sucederá en 2017?

Las perspectivas de cara a las elecciones federales del próximo año no son nada halagüeñas a pesar de que todas las encuestas prevén una victoria más o menos clara de la CDU. La última de ellas, elaborada por la agencia demoscópica INSA, da a Merkel el 30% de los apoyos, por delante del SPD (22%), Alternativa por Alemania (15%), Los Verdes (11%) y La Izquierda (10%). Los números todavía darían para una nueva ‘Gran Coalición‘.

No obstante, existe un temor cada vez más extendido en el seno de la CDU sobre la posibilidad de que los socialdemócratas exploren otros pactos de gobierno que hasta ahora no se han dado nunca a nivel nacional. Si los conservadores no remontan, su victoria podría ser insuficiente para obligar al SPD a aceptar su continuidad en la cancillería. En esta tesitura, no sería descartable incluso la renuncia de Merkel a buscar su cuarto mandato. Esta hipótesis está ganando fuerza por momentos.

Foto: © palinchak

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...