La Generalitat catalana aprobará un amplio paquete de nuevos impuestos

El proyecto de presupuestos consensuado entre JxSí y la CUP comprende numerosas alzas impositivas, creación de nuevos tributos y supresión de deducciones.

White clock with words Time for Taxes on its face

La composición del parlamento de Cataluña, como la de todas las cámaras autonómicas salvo la de Galicia, obliga al Gobierno regional a negociar cualquier medida que quiera llevar a cabo so riesgo de que esta no aprobada. Los presupuestos constituyen el trámite más sensible, máxime cuando Cataluña lleva varios años prorrogando las mismas cuentas, que están totalmente desfasadas a estas alturas. El presidente Carles Puigdemont se ha empeñado en negociar los presupuestos con la CUP y el resultado será un alza generalizada de los impuestos.

Tal y como se han encargado de amplificar la inmensa mayoría de los medios de comunicación, Cataluña pagará un precio muy alto por sus nuevos presupuestos. La creación de nuevas tasas se sumará a la supresión de varias exenciones para dibujar un marco tributario bastante más duro con los contribuyentes. Tal sería el caso del impuesto sobre las bebidas azucaradas, consistente en 0,08 euros por litro en aquellos productos que contentan entre 5 y 8 gramos de azúcar por cada 100 ml. Las concentraciones más elevadas pagarán un 50% más.

El Impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) pasa del 10% al 11%, aplicándose en todas aquellas operaciones de más de un millón de euros. Otra novedad en este apartado es la tasa del 5% que se pagará por transmitir bienes muebles. Como se esperaba, el sector turístico está bastante presente en esta batería de gravámenes. Todos los pisos turísticos pasarán a abonar una tasa por cada noche en que estén ocupados, consistente en 0,9 euros (salvo en Barcelona, donde tendrán que abonar 2,25 euros). Los cruceristas, hasta ahora exentos, pagarán 0,65 euros por día aunque no bajen del barco.

La Generalitat también ha echado mano de la imaginación para sortear sentencias judiciales contrarias a determinados impuestos. Su fallido gravamen a la energía nuclear (tumbado por el Tribunal Constitucional) será sustituido por el Impuesto sobre el riesgo medioambiental radiológico. En el apartado de las supresiones, todos los contribuyentes con rentas superiores a 30.000 euros anuales perderán la deducción por compra de vivienda en operaciones suscritas hasta 2011.

Vía: El País.

Foto: © iqoncept

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...