La crisis económica no ha hecho más que empezar

La verdadera crisis económica, y la de valores que viene detrás no ha hecho más que comenzar. Los medios de comunicación no dicen más que gilipolleces, los gurús de la economía entierran la cabeza cuando alguien les pregunta. Hay tres procesos que tendremos que seguir en los próximos meses años: lo que conocemos como primer mundo no lo será tanto,

El sistema financiero, bancario y monetario global se muere. China y Rusia luchan en silencio por ocupar un lugar en el mundo post-dólar. Amiguitos, ya va siendo hora de que el dólar deje de ser la moneda de referencia a nivel global. Mientras tanto, las empresas continúan con la política de despidos, reduciendo sus costes de funcionamiento mientras el pacto social se atraganta. Mientras tanto, el erario público asume los desmanes de bancos (lo de CCM es para llorar de rabia) y empresas demasiado importantes como para que cierren. Soy de los que piensan que estas tareas de salvamento son un error de los gobernantes, que pagaremos los ciudadanos (como siempre) y que no están dando resultados: los bancos siguen muy débiles y se han guardado los dineros para créditos en las cajas fuertes para cuando salgamos del bache, algunos están heridos de muerte. Deberían haber caído y sus responsables deberían estar en la puta calle.

Los medios de comunicación, que le deben tanto dinero a los bancos y cajas que muchos tendrían que haber cerrado, intentan dar mensajes de confianza. Hace un par de semanas me interesé por seguir la bolsa, el locutor que tienen los de televisión española para el canal 24 horas celebraba subidas del 0,2%, un dato muy bueno, sin duda. Que si los brotes verdes, que si estamos saliendo del bache, que si el consumo se está activando (que se lo pregunten a los hosteleros).

El agujero financiero de la banca usurera, de los fondos golondrina, de los especuladores de mierda en definitiva es de entre diez y quince veces el producto interior bruto del planeta (aunque nadie lo sabe a ciencia cierta). Manejan una cifra cercana a los seiscientos billones de dólares. Los gobiernos del mundo han puesto sobre la mesa unos diez billones. Es como querer para un tren con el pensamiento.



Colas en las oficinas de empleoPor otro lado, alguien me sugería hace tiempo que esta crisis no afectaba a las personas (lo dijo antes de que tuviéramos cuatro millones de parados), los despidos, la falta de confianza en la economía y el temor se ha apoderado de las empresas y las consecuencias políticas y sociales llegan ahora, en los próximos meses.

· Finales de verano 2009 en EEUU, Reino Unido, España e Irlanda. A la primera oleada de parados se les acaba la prestación, la prórroga (¿llegaremos a los penalties) de Zapatero de 400 euros no da para mantener a una familia. La primera industria española es el turismo y según todos los datos asistimos a una fuerte caída de visitantes extranjeros.

· Finales otoño 2009 en China, Sudeste Asiático, y los nuevos miembros de la Unión Europea. El problema de estos países tiene que ver con una enorme caída en sus exportaciones debido al desplome del consumo en sus países compradores.

· 2010, la crisis se cebará con Alemania, Noruega y Suecia. Estos países están aguantando un poco mejor la crisis debido a la solidez de su economía. Se verán arrastrados por los demás. No hablo de países de África o de Sudamérica porque considero que viven en una crisis perpétua.

El impacto real de la verdadera crisis tiene que ver con el nivel de desempleo y con la solidez de los servicios sociales de cada país en materia de sanidad pública, paro, bienestar social. Obama se empeña en copiar el modelo de la seguridad social española porque sabe que por muchos billones que ponga encima de la mesa nunca llegarán a las personas que lo necesitan. Estados Unidos no tiene manera de hacer llegar a sus ciudadanos ayudas directas de emergencia con las que reactivar la economía.

Cinco de las diez quiebras más importantes de la historia han tenido lugar desde enero de 2008: los bancos Merrill Lynch, Lehman Brothers, Bear Stears, Wachovia, además de General Motors y Chrysler, la aseguradora AIG, los supermercados Arcanor en Alemania… El ritmo de cierres de pequeñas y medianas empresas ha pisado el acelerador. En Estados Unidos se vive la quiebra de las administraciones: California, Nevada, Florida y Carolina del Sur. En España ya hay un par de ayuntamientos (que después de haber ahogado y cerrado varias empresas proveedoras) se han declarado en quiebra técnia. ¿Y qué va a pasar con los países que «viven» de contraer deuda con países ricos? Os recuerdo que España no es un país rico, tenemos una deuda externa del 160% del PIB. Sacad pecho, estamos en la Champions League de la deuda externa.

Yo solo quiero que me dejen trabajar con dignidad, se feliz con mi familia y ser un buen ciudadano. Me jode pensar que haya una minoría perversa que se lo ha estado llevando calentito a la que todos les vamos a pagar los desmanes. Normalmente soy una persona optimista, hoy me he desperado pesimista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...