La clase media adquiere protagonismo en la inminente reforma fiscal

Tras sufrir con especial intensidad las alzas fiscales, la nueva reforma beneficiará mayormente a las rentas anuales inferiores a 53.400 euros brutos.

montoroLa reforma fiscal que lleva casi un año preparando el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y cuyos aspectos más destacados se han ido filtrando con cuentagotas en los últimos meses, parece estar ante su inminente publicación definitiva. Como últimas revelaciones antes de presentar oficialmente la batería de medidas con las que el Gobierno espera redistribuir el esfuerzo fiscal sin comprometer la recaudación del Estado, cabe destacar que las rentas inferiores a 53.400 euros brutos al año se verán especialmente favorecidas tras la reforma.

En realidad, este colectivo es el mismo que sufrió de manera prioritaria los grandes aumentos del IRPF y el IVA en 2012, por lo que el Ministerio de Hacienda busca reconciliarse con los grandes damnificados de la política impositiva seguida hasta la fecha. No obstante, los propios técnicos de Hacienda han reconocido que las rentas más bajas, aquellas situadas por debajo de los 17.700 euros brutos anuales, fueron las que sufrieron con mayor intensidad las alzas fiscales anteriormente descritas. No en vano, la recaudación estatal en estos niveles es de 238 millones de euros.

Aunque la cantidad pueda parecer baja, hay que tener en cuenta lo que ello supone para unos cotizantes que ya de por sí tienen que hacer malabarismos para cuadrar sus propias cuentas. Es por ello que, siempre según los cálculos de Gestha (el sindicato de los técnicos del Ministerio de Hacienda) la reforma fiscal podría generar incluso una pequeña reducción de los ingresos estatales como forma de compensar a estos cotizantes tan castigados y sobre todo tan numerosos.

Y es que, aunque los detalles de la reforma comenzaran a filtrarse mucho antes de los últimos comicios europeos, a nadie se le escapa que el resultado de los mismos ha forzado un cambio en los plazos que manejaba el Ejecutivo, que desea ahora presentar bajadas significativas de los impuestos con vistas a las elecciones de 2015. En consecuencia, la caída de la recaudación fiscal, inicialmente prevista en torno a 5.000 millones de euros en los dos próximos años, podría alcanzar finalmente los 7.000 millones.

Vía: elEconomista

Foto: ppcv

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...