Irán puede brindar un inesperado negocio a España

Una eventual entrada de Irán en el mercado del gas natural europeo tendría a nuestro país como zona natural de paso por sus notables infraestructuras.

gas

Si el deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba fue el gran acontecimiento diplomático de 2014, los acuerdos entre la primera potencia del mundo e Irán han sido lo más destacado en este campo en el presente año. La primera consecuencia del feliz desenlace de las conversaciones entre Teherán y Washington ha sido el final de las sanciones al país chií, lo que ha abierto múltiples posibilidades comerciales. Las empresas españolas y el propio Gobierno se frotan las manos ante los posibles negocios.

Sin ir más lejos, la semana pasada se produjo una pomposa visita oficial a Irán en la cual participó una extensa comitiva de representantes españoles. Junto con distintos ministros, como la titular de Fomento, Ana Pastor, algunos altos directivos de las principales firmas del país comprobaron in situ las opciones de cerrar grandes contratos en el país de Oriente Medio. Como siempre, las grandes constructoras fueron algunas de las mejor representadas, al tiempo que Repsol envió incluso a su consejero delegado, Josu Jon Imaz. Los intereses, desde luego, son notables.

No obstante, el Gobierno de España también abriga esperanzas de sacar un gran provecho a la apertura de Irán al mundo. Dada la riqueza del país en materia de hidrocarburos y ante la posibilidad de que decidiese suministrar gas natural a Europa, el Ejecutivo entiende que España sería un buen lugar de paso para que este combustible llegase al mercado europeo. Hablamos de entre 25.000 y 35.000 toneladas de gas según los cálculos de la Comisión Europea, una cantidad equiparable a la que actualmente suministra Algeria (a través, precisamente, del territorio español).

La forma de transportar el gas natural sería la de licuarlo, siendo España uno de los países que cuenta con mejores infraestructuras para el transporte de tan sensible sustancia. Eso sí, los gaseoductos deberían ampliarse tanto en nuestro país como en los destinatarios últimos, requiriendo una inversión considerable. En cualquier caso, el objetivo velado de Europa es conseguir que la entrada en juego del gas iraní reduzca la dependencia centroeuropea del suministro ruso.

Vía: Cotizalia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...