Hollande y el crecimiento económico

Angela Merkel, Mario Monti, François Hollande y Mariano Rajoy, los jefes de gobierno de los cuatro países más grandes de la Unión Europea, se han reunido en Roma para tratar la iniciativa del primer ministro francés sobre crecimiento económico. El socialista, que ya dejó buenas intenciones en la última reunión del G-20 con la idea de emitir ‘euroletras’, está siendo el político más activo para salvar a Europa de la desidia. Ya era hora de aparcar un poco el déficit y la deuda, y ponerse a trabajar en lo que de verdad importa: crecimiento económico y, por consiguiente, creación de empleo.

Mientras el ministro de Economía, Luis de Guindos, afirma que el próximo lunes hará la petición del rescate a la banca, los jefes de gobierno de los cuatro países más grandes de la Unión Europea se reúnen para apostar por el crecimiento económico. Angela Merkel, Mario Monti, François Hollande y Mariano Rajoy han mantenido un intenso encuentro en el que han decidido que los componentes de la Unión Europea han de ceder el 1% del PIB para crecer en materia económica (aproximadamente, unos 130.000 millones de euros). Esta es una clara apuesta por el euro, de manera que se destierra cualquier idea de una posible disolución. Respiran tranquilos los griegos, que pueden ver al fondo del túnel un final a sus problemas económicos. Asimismo, esta medida puede ser un complemente perfecto para la reestructuración bancaria en España. Además, puede servir para que el gobierno de Mariano Rajoy sea consciente de la importancia que tiene su papel para el futuro no sólo del euro, sino de la Unión Europea.

François Hollande

La iniciativa ha venido del lado francés. François Hollande, que durante la reunión del G-20 ha rescatado la idea de los eurobonos (esta vez, ha hablado de emisión ‘euroletras’ para deudas a corto plazo), lleva reclamando políticas de crecimiento desde su campaña electoral. Sin lugar a dudas, la unificación de la deuda pública sería un paso adelante en la consolidación de la unión monetaria y económica: se resolverían muchos problemas (entre ellos, los que tiene ahora España con la prima de riesgo), aunque para ello, serán los alemanes los que más tengan que ceder.

La llegada al núcleo duro de la Unión Europea de un socialista ha sido espléndida. Hollande, opuesto al excesivo rigor en las cuentas (déficit y deuda), ha traído un aire nuevo para la reformulación de Europa, siempre desde el crecimiento económico. Una densidad excesiva de políticos conservadores podría haber estacando la economía de la Unión Europea y enquistado el crecimiento de los países. Iniciativas como las que están tratando Merkel, Monti, Rajoy y él mismo dan sentido a la unión económica. Además, reportan muchas esperanzas, pues se aboga por la creación de empleo como primer objetivo para la salvación de la Unión Europea. La propuesta será presentada en el próximo Consejo Europeo que se celebra en Bruselas la próxima semana, concretamente, el 28 y el 29 de junio. Ya era hora de que Francia tomara cartas en el asunto.

Foto: jmayrault

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...