Hayek 1 – Keynes 0

La deuda pública se dispara y el desempleo sigue en máximos históricos tras tres años de constantes subidas fiscales en España.

keynes

Los Gobiernos que deben afrontar una crisis económica tienen ante sí dos grandes herramientas para cuadrar sus presupuestos. Cada una de estas medidas coincide grosso modo con una de las dos grandes escuelas económicas: la socialdemócrata (inspirada en Keynes) y la liberal (inspirada en Hayek). La socialdemócrata o keynesiana consistiría en aumentar los ingresos sin tocar en exceso el gasto, esto es, subir los impuestos y mantener las partidas presupuestarias sin apenas cambios. La liberal por su parte insta a reducir el gasto público para, tan pronto como sea posible, bajar los impuestos. Sucede sin embargo que son muy pocos los Ejecutivos que se decantan por la segunda opción.

Se da además la curiosa situación de que el keynesianismo parece unir a todas las familias políticas una vez estas llegan al poder. De este modo, si fue el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero quien dio el pistoletazo de inicio a las grandes subidas fiscales con los incrementos del IVA y el IRPF, el posterior Ejecutivo del Partido Popular ahondó en idéntica línea. Como resultado, en menos de tres años los españoles pasaron de tener un tipo general del IVA del 16% a uno del 21%. ¿Y qué ha sacado el Gobierno de esta y otras tantas subidas? Básicamente, una desviación muy notable respecto a los objetivos de recaudación y una deuda pública en constante expansión. Los expertos coinciden en que el mayor desfase respecto a las previsiones iniciales se ha dado con el IRPF.

Las subidas fiscales con tintes populistas (el llamado «impuesto a las clases altas», por ejemplo) también brilló por su escaso impacto. Si el Ejecutivo socialista esperaba recaudar 700 millones de euros en dos años con una de sus propuestas estrella para capear la crisis, los ingresos se quedaron en apenas 179 millones. El Gobierno de Mariano Rajoy tampoco es que se haya cubierto de gloria con sus medidas más estrambóticas. La polémica amnistía fiscal recaudó exactamente la mitad de lo previsto inicialmente, aunque al menos en aquella ocasión no hizo falta tocar los impuestos.

Fuente: elEconomista

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...