¿Ha pasado ya lo peor de la crisis?

Aunque con reservas, numerosos expertos confirman el inicio de un largo proceso de recuperación económica en España.

oficina

La nefasta experiencia de los «brotes verdes» anunciados en mayo de 2009 por la entonces ministra de Economía, Elena Salgado, propicia que cualquier mensaje de estabilización o recuperación sea puesto en duda. Con todo, cada vez son más los especialistas que se atreven a augurar un el pronto inicio de un crecimiento económico sostenido. Ello por supuesto viene matizado por la gravedad de las cifras que arrojan más de cinco años de crisis: 27% de paro, un déficit del 6,9%, una deuda en constante expansión, un desempleo juvenil del 57%… En cualquier caso, la mejora de distintos parámetros es evidente y ello obliga a responder a una incómoda pregunta: ¿hemos tocado fondo ya?

Las previsiones que manejan tanto el Gobierno como el Banco de España contemplan la posibilidad de que el PIB comience a crecer en los dos últimos trimestres del año. Lo que queda en el aire es la fuerza de estas subidas, que se esperan sean más bien modestas. La debilidad de este crecimiento señala que efectivamente la crisis puede haber tocado fondo, tras lo cual se iniciará un periodo gradual y muy largo de recuperación. Precisamente por esto, las autoridades en la materia no se arriesgan a alentar la euforia por el comienzo del fin de la crisis, ya que la lentitud del crecimiento económico motivará que sus efectos tarden en ser percibidos por la sociedad. Es de esperar sin embargo que algunos aspectos como el acceso a la financiación mejoren sensiblemente.

Superada una fase inicial en la que se confirmará la estabilización de nuestra economía, el crecimiento del PIB podría elevarse hasta niveles cercanos al 1%, suficientes para crear empleo en el medio plazo. Según la mayoría de expertos, actualmente se dan en España tres circunstancias necesarias para emerger del abismo. Por un lado, la caída de los costes laborales ha mejorada extraordinariamente la competitividad del mercado español, atrayendo cada vez más inversiones extranjeras. A ello cabe sumar la internacionalización de nuestras empresas hacia mercados más dinámicos y la ya citada corrección de los desequilibrios macroeconómicos.

Fuente: El Economista

Foto / Antonio Tajuelo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...