Grecia cede y consigue una prórroga de su plan de rescate

El Gobierno de Alexis Tsipras acepta las condiciones de Bruselas y logra una extensión del programa de ayudas económicas durante al menos cuatro meses.

tsipras

Los vaticinios de la mayoría de analistas se cumplieron a rajatabla y el Ejecutivo griego acabó adaptando sus demandas a las condiciones comunitarias para prorrogar su plan de ayudas. No había muchas más posibilidades sobre el tapete, puesto que una negativa helena a aceptar la hoja de mínimos fijada por Bruselas les cerraba por completo el grifo de la financiación, condenando al país a una quiebra segura o a una no menos traumática salida del euro. Finalmente, Alexis Tsipras inclinó la cabeza ante Alemania.

El primer ministro griego trató por todos los medios de suavizar las condiciones, cosa que logró parcialmente, y de presentar a su país como triunfador de las negociaciones. Ciertamente, la consecución de una prórroga era una necesidad vital para Grecia pero ello no supone necesariamente que el nuevo Gobierno de Syriza pueda anotarse un tanto, más bien ocurre todo lo contrario. Y es que, a diferencia de lo anunciado hace escasamente un mes durante la campaña electoral, Grecia sigue asumiendo la totalidad de su deuda y las políticas de austeridad continuarán.

Por el momento, el nuevo plazo para que Grecia siga recibiendo ayudas se alargará durante cuatro meses. Los bancos helenos podrán hacer uso de las vías de financiación preferentes del Banco Central Europeo y el Estado griego disfrutará de unos tipos de interés en sus bonos notablemente inferiores a los que afrontaría si actuara por su cuenta y riesgo. De igual modo, el Eurogrupo ha tratado de facilitar la digestión del acuerdo a los responsables griegos y por ello reconoce los sacrificios del pueblo heleno para sanear su economía.

Las negociaciones han sido ásperas, prolongándose durante todas las semanas y apurando los plazos al máximo. La imposibilidad de ir más allá del viernes jugaba a favor de Bruselas y la decisión final del Gobierno de Tsipras parece haber refrendado una idea hasta ahora negada parcialmente: la salida de Grecia del euro haría mucho más daño al país del sur de Europa que al resto de la zona euro. El reconocimiento de esta debilidad agrada a Alemania.

Vía: El Mundo

Foto: DIE LINKE

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...