Europa ante el abismo

Grecia ha desconvocado el referéndum sobre el rescate de su economía. El país heleno, quizás el más afectado por la crisis económica que azota a Occidente desde el 2008, ha puesto en jaque la unidad monetaria, ya que una negativa ante la intervención económica de la Unión Europea podía ser decisiva para su salida del Euro y quién sabe qué más. La cuestión es que se ha evidenciado las debilidades de una institución cada día más insostenible.

La situación que vive actualmente Europa es una de las más graves desde que se constituyera la Unión Europea allá por 1992, con la firma del Tratado de Maastrich. El Euro, la unidad monetaria de la mayoría de Europa, se tambalea. Grecia ha puesto contra la espada y la pared a las principales potencias del continente. El anuncio de la celebración de un referéndum para aceptar o declinar el rescate de la economía griega ha llevado a una situación límite a las grandes economías europeas. Francia y Alemania han dado un ultimátum como Papandreu no frene esta situación. En consecuencia, el mandatario heleno ha llegado a un consenso con la oposición y frenará el bloqueo del rescate, lo que puede reflejarse en un apaciguamiento de los mercados.

Yorkos Papandreu

Sin embargo, ¿quién pregunta a los griegos sobre el gigantesco endeudamiento que tienen a sus espaldas? Cada día que pasa, Papandreu sufre el descrédito de la población que lo eligió como gobernante. La crisis no la pagarán los banqueros ni los mandatarios, sino el pueblo. Y si son los ciudadanos los que van a costear de sus bolsillos las irresponsabilidades de unos pocos, ¿por qué sólo pueden expresarse cada cuatro años?

La democracia y Europa ha entrado en un bucle que no parece tener fin. La pescadilla que se muerde la cola. A la espera de que estalle este círculo vicioso, sin retorno, sin solución, está China. El país asiático pronto espera ser el Estado bombero que todo el mundo occidental necesita. Para cuando entren en escena –poco a poco se están dejando ver– es posible que toda la historia colonizadora e imperialista que sostiene el poder de Europa en este siglo XXI se vuelva en su contra.

En este sentido, Francia y Alemania han calificado de alarmante la situación. Con el objetivo de no romper la unidad de Europa y no desmontar la unión monetaria, Merkel y Sarkozy han exigido rápidas reacciones por parte de Grecia ante la tragedia que se avecinaba. Papandreu, finalmente, se ha movido con agilidad y ha aclarado que el referéndum no se llevaría a cabo. Aún así, sigue sin responderse la pregunta de por qué tienen que ser los ciudadanos los que paguen la crisis. Mientras ellos discuten sobre algo del todo irreparable, los tiburones acechan a una presa histórica. Europa está cada vez más cerca de convertirse en aquello de lo que se aprovecharon para alcanzar las cotas más altas de riqueza y poder.

Foto: dilmarousseff en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...