El turismo ‘low cost’ choca con las grandes ciudades europeas

El modelo turístico europeo destaca por la abundancia de ofertas culturales y los servicios de gran calidad, pero no es apto para todos los bolsillos.

paris

No existe ni un solo país en el mundo que no aspire a conseguir más turistas. Incluso los regímenes menos aperturistas políticamente hablando se relamen con la perspectiva de arañar más ingresos turísticos. Europa constituye uno de los destinos culturales y patrimoniales más importantes del planeta, destacando especialmente las grandes ciudades. Sin embargo, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) ha realizado un estudio cuya principal conclusión es que las capitales no miman demasiado a sus visitantes, optando en cambio por precios bastante elevados.

El RACC considera que la ciudad más cara para hacer turismo en el viejo continente es Oslo. La capital noruega presenta unas tarifas considerablemente elevadas en el ámbito de los restaurantes, los hoteles y las diversas opciones de ocio (museos, cines, teatros…). No hay que olvidar en este caso que Noruega es uno de los países con mayor calidad de vida del mundo y el segundo con los salarios más altos de Europa tras Suiza. Por ello, Oslo resulta de media diez euros más cara que París, situándose en 153 euros diarios.

En el caso parisino, el encarecimiento viene motivado por los elevados precios de sus restaurantes. Dada la gran fama de la cocina francesa, es de suponer que los empresarios del sector aprovechen tan importante reclamo para encarecer los menús. También 143 euros al día es lo que debemos preparar si queremos descubrir Londres. La capital británica pone a disposición del viajero una oferta recreativa de auténtico lujo (National Gallery, Harrods, Albert Hall, Emirates Stadium…), que es lo que finalmente más encarece el viaje.

Por lo que respecta a las grandes ciudades turísticas españolas, Madrid y Barcelona, ambas se sitúan en niveles muy similares (127 euros en la capital y 126 en la ciudad condal). Cabe destacar que Barcelona es la única ciudad de esta lista que no es capital de un estado, situándose como la sexta urbe más cara de Europa para los turistas. En el extremo opuesto figuran las ciudades de Europa del este, concretamente Belgrado, Zagreb y Liubliana. Budapest es la única excepción.

Vía: Cinco Días

Foto: y.caradec

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...