El ‘Procés’ catalán, en segundo plano para los inversores

La rentabilidad de la deuda española se mantiene en niveles muy bajos pese a la reactivación del desafío soberanista catalán y el resto de frentes abiertos.

catalunya

La renta variable española acumula ya demasiadas semanas marcadas por el color rojo. Da la sensación de que los mercados están profundamente sensibilizados y que cualquier mala noticia, por discreta que sea, acaba empujándolos hacia abajo. En este contexto, muchas veces resulta difícil señalar que elementos están desestabilizando las bolsas y cuáles no. El desafío soberanista catalán se ha recrudecido en las últimas jornadas tras el nombramiento de un nuevo presidente pero parece que este no es uno de los principales quebraderos de cabeza para los inversores.

Carles Puigdemont, exalcalde de Gerona, fue investido el pasado domingo con el apoyo de ocho diputados de la formación anticapitalista CUP. El acuerdo para la investidura se logró in extremis, puesto que el límite legal para formar gobierno expiraba a las 23:59 del domingo. Puigdemont ha recalcado por activa y por pasiva que llega para dar un impulso al ‘Procés’ separatista en un momento en que España está encabezada por un gobierno en funciones. Semejante situación de máxima incertidumbre debería ser suficiente para disparar la rentabilidad de la deuda.

No obstante, el mercado secundario de deuda ha recibido con pasmosa tranquilidad la concatenación de sucesos de los últimos días. Da la sensación que toda la atención de los inversores está puesta en lo que ocurra en China y, a lo sumo, en el futuro del Gobierno de la Nación. Aunque se ha producido un rebote significativo, la prima de riesgo española se situaba, al cierre de esta edición, en los 126,5 puntos básicos (una subida intradía del 4,4%). El bono a diez años registra un comportamiento similar.

El bono de referencia cerró el viernes anterior al nombramiento de Puigdemont en el 1,72%. Al cierre de esta edición, había repuntado hasta el 1,8%, lo que supone un alza inferior a una décima pese a toda la tensión política. Natalia Aguirre, de Renta 4, considera que los cambios en el escenario catalán no son tales y que se daban por descontados. Por ahora, parece que la deuda española esquiva los sustos.

Vía: Cinco Días.

Foto: catalunya vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...