El precio del carburante alcanza las nubes

La crisis del petróleo que enfrenta a Irán con Estados Unidos y la Unión Europea ha acabado por pasar factura a toda Europa, ya que ha derivado en una escalada de precios que han puesto el carburante en su máximo histórico. A lo largo de la última semana los dos principales combustibles, gasolina y gasóleo, han experimentado una subida de más del 1%. La gasolina ha superado la barrera del 1,4 euros por litro y el diésel le sigue de cerca con un precio de 1,36 euros/litro. Son máximos históricos que van en sintonía con el precio del barril Brent, que ha alcanzado hoy los 93,64 euros -20 céntimos más caro que el pico registrado tras la escalada de precios de 2008-.

El oro negro es hoy más oro que nunca, lo que sumado a la depreciación de la moneda única y a un mes de febrero más frío de lo normal, puede salir muy caro a países como España, que tienen una fuerte dependencia del exterior en materia de suministro de carburantes. Mientras tanto, continua el pulso que la Unión Europea y Estados Unidos mantienen con Irán, tras las presiones de ambos sobre el país persa para que congele su programa nuclear, que se encuentra en una fase muy avanzada. Bruselas aprobó el pasado mes de enero un paquete de medidas de presión que incluyen la prohibición de importar crudo iraní a partir de julio, y por su parte Estados Unidos ya ha comenzado el embargo.

En 2011, las importaciones de petróleo de Irán por parte de EE.UU. y la UE suponía algo menos de la mitad del total de la exportación iraní, aproximadamente 1,4 millones de barriles al día. El resto de su producción, más de 1,7 millones de barriles por día, lo vende al resto del mundo; sus principales clientes son China, India, Japón y Corea del Sur, que conjuntamente le compran casi la misma cantidad que los primeros. Teherán ha reaccionado a las medidas anunciadas con una maniobra que en realidad es más simbólica que coercitiva: ha cortado el suministro de petróleo a Francia y al Reino Unido, un mal menor y casi imperceptible para dichos países puesto que importan muy poco crudo de Irán.

No obstante, la escalada de precios se mantiene directamente proporcional a la escalada de tensiones, especialmente ante la posibilidad de que Irán se adelante al embargo y decida cortar el suministro a toda Europa. En este caso afectaría drásticamente a países como España, Italia o Grecia, que están ya reorganizando sus importaciones. España importa diariamente 170.000 barriles de crudo iraní, una cifra que supone el 13% de su suministro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...