El Informe CYD constata las escasas posibilidades laborales de determinadas titulaciones

Las dificultades de los titulados para encontrar puestos de trabajo acordes con su formación se amplifican en las carreras de humanidades o ciencias sociales.

arquitectura

Una de las caras más dramáticas del desempleo en España es la elevada proporción de jóvenes que engrosan las listas del paro, con porcentajes en torno al 50% entre quienes tienen entre 16 y 24 años. Esta situación es algo menos acusada entre aquellos que poseen una educación superior, si bien tampoco ello es garantía de encontrar un trabajo a la altura de las capacidades de cada uno. La Fundación Conocimiento y Desarrollo aborda esta realidad en su último estudio sobre la contribución de las universidades al desarrollo.

El Informe CYD 2014 presenta algunas conclusiones que hablan mal o muy mal de la conexión entre el sistema educativo español y el mercado de trabajo. Para ser exactos, ni siquiera existe tal relación en muchas áreas, por lo que el acceso a una ocupación que colme las expectativas de los jóvenes titulados no discurre de la mano de dicha titulación. Un 37% de los españoles que han completado estudios superiores y están actualmente trabajando no lo hacen en puestos acorde con su preparación académica.

En el otro extremo, apenas el 33% de los titulados universitarios ocupados detentan cargos o trabajos en consonancia con su preparación, un porcentaje que se eleva hasta el 40,5% en la media de la Unión Europea. ¿Qué causas explican tal desajuste? A juicio de los promotores del estudio, España no es capaz de generar puestos de trabajo de alta calificación en muchos ámbitos, al tiempo que las universidades quizá no estén enfocando debidamente sus planes de estudio (se requieren más convenios con empresas).

Por supuesto, en toda estadística existen matices importantes. Así, mientras que las carreras ‘técnicas’ sí que presentan unos datos moderadamente positivos, hablamos de informática, ingenierías, física o química entre otras, las disciplinas ‘sociales’ se llevan la peor parte. En este sentido, periodismo y magisterio son dos de las titulaciones con peores tasas según el informe. La gran excepción a esta regla la protagoniza una carrera históricamente muy demandada, arquitectura. El elevado número de alumnos y la pinchada burbuja inmobiliaria dibujan un panorama poco halagüeño.

Vía: Cinco Días.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...