El impacto económico de la gripe A

¿Y si la gripe A hubiera cambiado la previsión de poner fin a la crisis que los más optimistas anunciaban para finales de 2009? Muchos economistas se preguntan hoy sobre esta situación, obviamente, depende de la severidad de la infección.

En una nota de prensa se asegura que los expertos del Banco Mundial creen que el coste económico de la pandemia de gripe A podría oscilar entre el 0,7% al 4,8% del producto interior bruto (PIB). La cifra más baja tiene que ver con un pequeño desastre, algo parecido a la gripe de Hong Kong de 1968, la hipótesis más alta pone en el panorama una situación de «grave catástrofe», como la gripe española de 1918, entre 50 y 100 millones de muertes.

La empresa británica de Oxford Economics, ligada a la prestigiosa universidad inglesa, publicó en un estudio que vió la luz el 17 de julio que la pandemia podría retrasar de uno a dos años la recuperación de la economía mundial. El instituto de análisis pone de relieve la rapidez con que la enfermedad se extiende, por suerte es en gran medida benigna. Oxford Economics apunta a la posibilidad de una futura contaminación del 30% del mundo y señala las posibles consecuencias sobre la actividad económica mundial. En el lado corporativo, el absentismo laboral – reforzado por la obligación de los padres a mantener a sus hijos en el hogar – y la cancelación de viajes debe perturbar la conducta de las empresas, y por tanto la producción de las mismas. Los clientes y consumidores pueden tomar la decisión de evitar los lugares públicos (centros comerciales, cines, eventos deportivos, etc.). Así como su deseo de restringir el turismo.

Gripe A

Gripe A

Este círculo vicioso podría socavar la confianza de los inversores y los mercados financieros, incluso bajo el impacto de la actual crisis económica. Nada mejor para alentar a las familias a ser extremadamente cuidadosas y que ahorren más. En resumen, el organismo inglés comenta que todos los ingredientes pueden combinarse «para sumir al mundo en deflación» o una profunda crisis marcada por un descenso general y prolongado en el valor de los bienes y activos.

Los expertos de Oxford Economics han hecho extrapolaciones a partir de anteriores pandemias de gripe, incluida la gripe asiática (H2N2) en 1957 y Hong Kong (H3N2) en 1968 y, en particular, desde el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), que golpeó Asia en 2003, cuando «el número de turistas extranjeros a Hong Kong se redujo en un 60%.» Y, sin embargo, dicen que, en 2003, la economía mundial no estaba tan mal como hoy, la actividad se recuperó rápidamente.



El estudio se centra sobre todo en el caso británico, el país europeo más afectado por la pandemia.

Durante los últimos días, el número de muertes relacionadas con el virus H1N1 se ha más que duplicado. Al igual que los que tienen todos los síntomas de la enfermedad – pero aún no han sido oficialmente diagnosticados como infectados por el virus – ha aumentado en 55.000 casos y en la actualidad supera los 100.000.

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, con sede en Estocolmo, afirma que 10.649 personas están oficialmente infectadas por el virus gripe A (H1N1), un total de 15.774 casos en la Unión Europea ampliada con Noruega, Suiza e Islandia. Hasta ahora nadie sabe explicar esta peculiaridad del Reino Unido, aunque la intensidad del tráfico aéreo a través de Londres puede ser una causa. British Airways y Virgin Atlantic no embarcan en sus aviones a pasajeros que presenten síntomas de la enfermedad.

Oxford Economics calcula que el coste de la pandemia podría ser en Gran Bretaña, hasta el 5% del PIB, mientras que en la actualidad el país se enfrenta a su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. El gobierno de Gordon Brown ha asegurado que Gran Bretaña es el país mejor preparado «para luchar contra la pandemia«, su comunicación es más alarmante que tranquilizador. El Ministerio de Salud ha pedido a la National Health Service (NHS), el servicio público británico de salud, que se ponga manos a la obra para hacer frente a 65.000. Esto no es una previsión, a condición de sus portavoces, sino un escenario que reduciría al 30% la población – y el 50% de los niños – afectados por el virus de la gripe.

En este contexto, las mujeres embarazadas y los niños – especialmente afectados por el virus – Se aconseja a quedarse en casa. El Ministro de Educación, por su parte, anunció que las escuelas permanecerán cerradas desde el principio. Especialmente en el período de vacaciones escolares estamos en el periodo propicio para el contagio. Si continúan las tendencias actuales «podríamos ver más de 100 000 casos por día a finales de agosto, pero, repito, se trata de una proyección«, dijo recientemente Andy Burnham, el Ministro de salud. En septiembre, uno de cada ocho empleados podría verse obligado a quedarse en casa, de acuerdo a las proyecciones de sus servicios. El país no está equipado para hacer frente a un fenómeno de tal magnitud. No se sabe cuando estarán disponibles los 132 millones de dosis de vacuna contra el virus H1N1 que Gran Bretaña ha comprado para tratar a 60 millones de personas. Todo parece indicar que los hospitales se saturarán rápidamente.

En España, Trinidad Jiménez espera al menos ocho mil muertos por gripe A este invierno. ¿Crees que estamos preparados? ¿Acierta el gobierno de nuestro país?

Fuente: Oxford Economics

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...