El fracking: cómo funciona la técnica de extracción que ha motivado la ‘Guerra del petróleo’

Arabia Saudí busca llevar el precio del crudo a un umbral donde ni siquiera el fracking sea rentable para obligar a Norteamérica a recortar su producción.

fracking

Desde mediados de noviembre resulta evidente que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se haya completamente a merced de la voluntad de Arabia Saudí en su particular batalla contra el fracking, la técnica de extracción que ha colocado a Estados Unidos muy cerca del autoabastecimiento petrolero. En 2004, Norteamérica producía una cantidad de petróleo equivalente al 70% de su consumo interno. Aunque esto ya era francamente positivo para la economía estadounidense, las autoridades del país decidieron aumentar su independencia. Ahí surgió el fracking.

Uno de los principales obstáculos que encuentra cualquier país que localiza petróleo en su territorio nacional son los costes de extracción. La función del fracking no es otra que abaratar considerablemente este procedimiento mediante la fractura hidráulica, que se sirve del agua para aflorar el ‘oro negro’. Simplemente, se perfora un pozo vertical por el que se inyectará el agua acompañada con distintos compuestos químicos, siendo la presión de estos líquidos lo que realiza la fractura en el subsuelo y descubre bolsas de hidrocarburos. Lógicamente, se conoce con anterioridad dónde está el petróleo.

Lo más importante de este método es que reduce considerablemente los costes de extracción cuando se realiza a gran escala. Eso es lo que han hecho los Estados Unidos durante la última década, consiguiendo que el país sea ya autosuficiente en un 87%, nivel no visto de 1986. Por otro lado, Norteamérica se ha convertido en el primer productor mundial de petróleo, al generar 14,16 millones de barriles diarios frente a los 11,66 millones de Arabia Saudí. Esta situación es la que explica los temores saudíes.

Por todo lo anterior, el principal productor del mundo árabe está haciendo valer su preponderancia en la OPEP para impulsar a la baja los precios del petróleo. De este modo, los árabes confían en que Estados Unidos no sea capaz de rentabilizar el fracking y reduzca su producción. No en vano, algunas de empresas petroleras norteamericanas han reconocido que se encuentran en una situación límite. Entretanto, consumidores de todo el mundo se frotan las manos.

Vía: Libre Mercado.

Foto: Nemo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...