El escaso potencial que le queda a la renta fija europea

La deuda alemana ya no ofrece ninguna posibilidad de conseguir ganancias mientras que la española es la que podría suponer mayores pérdidas si regresara a niveles de 2015.

euros

A comienzos de 2016, parecía que la renta fija había perdido todo su atractivo para los inversores pero una serie de circunstancias motivaron que volviera a ofrecer cierta rentabilidad. La huida de la renta variable y la reducción de los intereses ofrecidos por los bonos soberanos europeos debido a la acción del BCE permitieron que muchos fondos de este tipo volvieran al terreno positivo. Sin embargo, existe una gran coincidencia entre las casas de análisis sobre el escaso recorrido actual de la renta fija.

Arrancado con la deuda española, el consenso del mercado la considera casi agotada como fuente de ganancias pese a que todavía podría ofrecer cierta rentabilidad. En el escenario más optimista, es decir, con los intereses por el bono a 10 años cayendo hasta el 0%, el inversor obtendría unas plusvalías del 8,6%. No obstante, si la rentabilidad repuntara hasta los niveles máximos marcados en 2015 (2,41%), los tenedores de deuda española podrían afrontar pérdidas de hasta el 12,2%. En suma, nuestros cupones ofrecen más riesgos que posibilidades en estos momentos.

En cualquier caso, se trata de una situación prácticamente común a todos los países de la zona euro. Francia, por ejemplo, presenta un cuadro todavía menos atractivo, ya que en el mejor de los casos apenas ofrecería unos beneficios del 1,4% pero en el contexto más adverso implicaría pérdidas de hasta el 10,5%. El caso más llamativo en este sentido lo encontramos en el ‘bund’ alemán, que al situarse en terreno negativo no presenta ninguna opción de ofrecer ganancias (cotiza al -0,03%). Eso sí, las pérdidas pueden llegar al 10% si se ‘disparara’ al 0,98% que marcó en 2015.

Bastante más equilibrado es el panorama que ofrece la deuda italiana pero conviene precisar que las posibilidades de que cumpla los parámetros más optimistas (una rentabilidad del 0%) son casi remotas por los problemas de su banca. Por lo tanto, si bien ofrecería un notable 10,4% en el escenario optimista, parece bastante más plausible que se cumpla el más pesimista (que traería pérdidas del 11%).

Vía: elEconomista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...