Egipto se esfuerza en consolidar su recuperación económica

Cuatro años después de la caída de Mubarak, el país comienza a registrar tasas de crecimiento bastante positivas. Controlar el déficit público, la gran asignatura pendiente.

cairo

Las manifestaciones que desembocaron en la caída de Hosni Mubarak y marcaron el inicio de la llamada ‘Primavera Árabe‘ supusieron el inicio de un periodo de fuerte inestabilidad política en Egipto, la mayor potencia económica del mundo árabe. Los Hermanos Musulmanes primero y los gobiernos militares después centraron sus esfuerzos en la superación de las crisis políticas, quedando la economía en segundo plano. Cuatro años después, parece que el crecimiento de un país clave en las relaciones entre oriente y occidente comienza a consolidarse.

De acuerdo con los datos facilitados por el Banco de Egipto, el PIB del país de las pirámides creció un notable 6,8% en el último trimestre de 2014. En consecuencia, se espera que la cifra definitiva de crecimiento económico en el último año supere con holgura el 2,1% registrado en 2013 y el 2,2% de 2012. Esta es precisamente una de las grandes señales de fortaleza de la economía egipcia, que ni siquiera en los peores momentos políticos cosechó tasas de crecimiento negativas (en 2011 creció un 1,8%).

El objetivo prioritario del gobierno militar es seguir atrayendo la inversión extranjera e ir incrementando el poder adquisitivo de los egipcios, lo que se traduciría en una mayor sensación de bienestar. Cabe destacar que la entrada de capitales extranjeros no acusó en exceso los conflictos de 2011, puesto que alcanzaron los cuatro mil millones de dólares frente a los dos mil quinientos del año anterior. A falta de conocer los datos de 2014, en 2013 entraron el país en torno a cuatro mil millones de dólares.

De cara a consolidar la previsión de crecimiento del FMI para Egipto en 2015, un 3,8%, el gobierno llevará a cabo más inversiones en obras públicas, destacando la ampliación del Canal de Suez (ello implicará a largo plazo un aumento de las tasas aduaneras y comerciales que aplica el país). Como contrapartida, el Estado presenta un déficit público desbocado (-14,08%) y un déficit comercial considerable (-11,53%) según datos correspondientes a 2013. Queda mucho trabajo por delante.

Vía: El País

Foto: Simon 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...