China reconoce que ‘solo’ aspira a crecer un 7% anual en los próximos años

Las autoridades chinas confirman la desaceleración del país y anuncian crecimientos medios del 7% durante los próximos ejercicios. Probablemente se avecine una reestructuración interna.

china

Durante todo 2008, el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acuñó un curioso eufemismo para referirse a lo que sería la mayor crisis mundial desde la Gran Depresión: desaceleración. Aun cuando los datos de crecimiento económico y de empleo reflejaban ya un claro giro a la baja, el líder socialista seguía asegurando que se trataba de una coyuntura meramente temporal. Por ello, oír hablar de desaceleración produce una ligera sonrisa a quien lo escucha. Pues bien, China ha anunciado que prevé una desaceleración de su economía.

Contrariamente al caso español, la situación del gigante asiático sí que merece el calificativo de desaceleración por cuanto supone reconocer la reducción del ritmo de crecimiento (que no su estancamiento o la entrada en recesión, como ocurría hace siete años en nuestro país). Las autoridades chinas han comunicado que el país verá reducido su ritmo de crecimiento anual al 7% durante los próximos años. Para un observador poco informado la cosa puede parecer hasta chistosa, pero lo cierto es que se trata del mayor ‘frenazo’ en veinticinco años.

Concretamente, habría que remontarse hasta la dramática jornada en la plaza de Tian-an-Men en 1990 para encontrar datos de crecimiento del PIB tan bajos. La noticia ha venido precedida por la confirmación de que la economía asiática creció un 7,4% durante 2014, quedándose ligeramente por debajo de la previsión oficial del 7,5%. En cualquier caso, el consenso de los analistas daba por descontado que el dato definitivo no superaría el 7,2%, por lo que para ellos se trataba de una cifra positiva.

Desde luego, no es conveniente ni sobredimensionar las rebajas en las previsiones de crecimiento chinas ni tampoco restarles la importancia que realmente tienen. China reconoce que su economía va a atravesar los momentos más duros del último cuarto de siglo y ello es siempre una noticia que exige prudencia, máxime cuando el peso del país asiático en la economía mundial nunca había sido tan alto como ahora. Los analistas más optimistas confían en que China aproveche la coyuntura para sanearse.

Vía: El Mundo

Foto: Angela Schmeidel Randall

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...