China modera su crecimiento pero sigue marcando tendencia

La caída de algunos parámetros macroeconómicos confirma cierta desaceleración en el crecimiento del gigante asiático.

Economía china

Las relaciones entre la Unión Europea y China no atraviesan su mejor momento. La decisión comunitaria de elevar los aranceles de los paneles solares chinos a instancias de los países del sur de Europa, no ha sentado precisamente bien en el gigante asiático, que contraatacó con una amenaza a la exportación de vino del viejo continente. China es una de las economías con mayores tasas de crecimiento, un éxito basado en la extraordinaria competitividad de sus productos orientados a la exportación. No obstante, este idílico marco parece presentar signos de tenue estancamiento. No en vano, los datos macroeconómicos anunciados el pasado sábado por el Gobierno chino avanzaban cierta desaceleración de la economía.

Un frenazo que sin embargo permite a China presentar unas cifras de vértigo. El gigante asiático experimentó un crecimiento del 0,4% en su comercio exterior. Un dato objetivamente positivo pero que supone el nivel más bajo de expansión exportadora en los últimos doce meses. Paralelamente, la caída de los precios al productor (lo que en España llamaríamos «al por mayor») sigue acentuándose tras pasar del 2,6% en abril al 2,9% en mayo. Los niveles de producción industrial tampoco escapan del estancamiento aunque siguen moviéndose en registros muy elevados. De este modo, la producción industrial creció un 9,2% en mayo, apenas un 0,1% menos respecto a abril y un 0,8% por debajo de la media de 2012. Por otro lado, el Gobierno de Xi Jinping no ha querido hacer públicas las cifras de desempleo, si bien asegura que se han mantenido estables.

China reconoce ciertos problemas para cumplir sus previsiones para 2013 (se espera un crecimiento del 7,5% frente al 7,8% de 2012) pero carga las culpas en el contexto internacional. El Gobierno chino considera que el endurecimiento de los controles aduaneros a sus productos ha sido la causa determinante de la desaceleración. Una circunstancia que debería obligar a China a prestar mayor atención a su mercado interno, consiguiendo para ello que amplios sectores de la sociedad adquieran mayores niveles adquisitivos.

Fuente: Expansión

Foto: Robert S. Donovan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...