Canadá fija la racionalidad legislativa como medida de ahorro

El gobierno conservador de Stephen Harper aprueba una norma que obliga a suprimir una ley por cada nueva que se apruebe, evitando la saturación regulatoria.

canada

Quienes nos siguen desde hace tiempo habrán podido comprobar que en Empresayeconomia.es nos gusta analizar la situación de los países más exitosos del mundo. Lógicamente, no se trata de pasión por flagelarse al comparar las cifras de estas naciones con el delicado estado de España, sino el interés por descubrir qué hechos diferenciales explican la prosperidad de estos países. Hoy nos detenemos sobre Canadá y su llamativa nueva medida para mejorar la eficiencia del Estado y reducir las regulaciones.

Bajo el nombre de Ley de Reducción de la Burocracia, el Gobierno canadiense ha fijado una postura sin precedentes. A partir de ahora, para aprobar una ley será necesario suprimir una ya existente. Dicho de otro modo, no cabe la posibilidad de que el cuerpo normativo de Canadá siga creciendo como sucede en el resto del mundo, una medida justificada por la racionalidad. En cualquier caso, la norma no pilla por sorpresa a la sociedad del Gran Norte Blanco, ya que este protocolo legislativo era cumplido de facto desde hace tiempo.

Es más, el Gobierno presidido por Stephen Harper ha publicado un informe de los costes que acarrea cada ley en paralelo con su publicación. Con esta iniciativa, el Ejecutivo trata de hacer ver a los ciudadanos el despropósito que supone incrementar el cuerpo legislativo sin suprimir las normas que van quedando obsoletas. La Federación de Negocios Independientes del país norteamericano cifra el coste de la aplicación de todas las normativas vigentes en 28.000 millones de euros. La institución cree que podrían reducirse estos gastos en un 30%.

De conseguirse este objetivo, estaríamos hablando de un ahorro anual de 9.500 millones de euros. Lo más llamativo del asunto es que Canadá no presenta, aparentemente, ninguna urgencia presupuestaria que le empuje a ganar en eficiencia. Si se actúa de este modo es para asegurar la excelente calidad de vida de la que actualmente disfrutan los canadienses. Recordemos que la tasa de paro es del 6,8%, el salario medio alcanza los 35.134 euros anuales y cuenta con la ‘triple A’ crediticia.

Vía: Libre Mercado

Foto: Kurious

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...