‘Brexit’: todo lo que se juega la economía europea en Londres

El referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea es un desafío para el proyecto comunitario pero también para la economía británica.

brexit

En 2014, Reino Unido puso en jaque a la Unión Europea (UE) al celebrar un referéndum de autodeterminación en Escocia. A pesar del resultado favorable para los unionistas, la convocatoria de esa crucial votación soliviantó a las autoridades comunitarias por alentar las tensiones territoriales en Estados como España, Francia o Italia. Ahora, la UE vuelve a enfrentarse a un desafío todavía más importante, puesto que lo que está en juego es la permanencia del Reino Unido en el marco comunitario. Veamos, someramente, qué es el ‘Brexit’ y qué supondría para todos.

1. ¿Qué es el ‘Brexit, por qué se plantea y quién lo apoya?

El ‘Brexit’ es la unión de dos términos anglosajones, Britain y Exit, y hace referencia directa a la posible salida del país de la UE (anteriormente se habló de ‘Grexit’ para referirse a la salida o expulsión de Grecia). Su planteamiento fue una arriesgada maniobra del primer ministro David Cameron en 2013, que lo lanzó a modo de órdago para lograr más concesiones en materia de autonomía. Al comprobar la buena acogida que tuvo la medida entre su electorado, Cameron lo incluyó en el programa del Partido Conservador para las elecciones generales de 2015.

Con la obtención de una mayoría absoluta parlamentaria, el reelegido primer ministro no ha tenido más salida que impulsar un proyecto de ley para convocar el referéndum. El Parlamento de Westminster dio luz verde a la convocatoria en mayo de 2015, debiéndose celebrar antes de que concluya 2017. La intención del Gobierno de Su Majestad, sin embargo, es realizar la consulta en octubre de 2016. El Partido Laborista se ha posicionado en contra de la convocatoria, el Partido Liberal ha expresado sus dudas, el Partido Conservador se ha mostrado mayoritariamente a favor y el UKIP lo ha respaldado sin fisuras.

2. ¿Qué pide el Gobierno británico para pedir el voto por el ‘No’?

La situación ya se ha adentrado en terreno peligroso porque, se acuerde lo que se acuerde entre Bruselas y Londres, los británicos tendrán la última palabra para decidir si se mantienen en la UE. Cameron ha pedido más autonomía para el Reino Unido en materia fronteriza, pudiendo incluso vetar la llegada de demandantes de empleo comunitarios. También ha pedido revisar la financiación de la UE para reducir el cupo británico y reducir el número de normativas comunitarias con carácter vinculante.

A todo lo anterior cabe añadir la cláusula que Londres ha pedido para que los países que no formen parte de la UE pueden acceder al mercado común en condiciones ventajosas. Hablamos de países con estatus especiales como Suiza o Noruega. Paradójicamente, aceptando esta petición se correría el riesgo de invitar a más países a salir de la UE, que quedaría solamente como un espacio comercial y no como una comunidad política. Por último, el tratamiento a inmigrantes extracomunitarios como los refugiados sirios también planea sobre el debate.

3. ¿Cuál es la postura de la población?

De plegarse Bruselas a estas condiciones, el primer ministro y su Ejecutivo pasarían a pedir el voto por el ‘No’. Ello no garantiza en ningún caso que el resultado del referéndum vaya a ser este. Si conservadores, laboristas y liberales hacen campaña por la permanencia será probable que esta se materialice pero no hay que olvidar que la población se ha polarizado al respecto y que la influencia de los partidos puede no ser tan decisiva. La última encuesta publicada por YouGov eleva hasta el 45% el nivel de apoyo a la salida de la UE. Solo un 36% se muestra favorable a la continuidad en la disciplina comunitaria.

4. ¿Cuál sería el impacto del ‘Brexit’ en la economía europea?

La pregunta del millón. Reino Unido es la segunda potencia económica de Europa y la quinta del mundo, con un PIB en torno a los 2,5 billones de euros. Su influencia en los mercados es mayúscula, puesto que además posee el mayor foco de operaciones financieras del continente como es la City de Londres. Sin su participación en las cuotas con las que se financian los programas comunitarios, estos se tendrían que reducir sensiblemente. Con todo, la participación real del Reino Unido hace tiempo que no se ajusta al tamaño de su economía.

En cualquier caso, el principal golpe sería político. La UE ha sido, hasta ahora, una historia de éxito y de avance en la creación de una gran superestructura continental. Dicho de otro modo, nunca un país ha abandonado la organización más allá de la salida de Groenlandia en 1985 (incomparable con el caso británico por ser una isla escasamente poblada y vinculada a un Estado-miembro como Dinamarca). El precedente que fijaría el ‘Brexit’ llegaría además en un momento de gran tensión interna.

5. ¿Cuál sería el impacto del ‘Brexit’ en la economía británica?

Si el panorama para la UE no sería precisamente halagüeño, el que se le abriría al Reino Unido no es mejor. La publicidad pro-salida insiste en que la economía británica es muy sólida por sí sola, cuenta con una gran capacidad para atraer capitales extranjeros y goza de estrechos vínculos con economías tan potentes como Estados Unidos o China. Así, aseguran, los efectos de romper con el mercado único no serían tan devastadores.

La realidad, sin embargo, es que la salida de la UE podría generar bastante incertidumbre entre los inversores, al tiempo que es mucho presuponer que los miembros comunitarios mantendrían la consideración de socio comercial preferente al Reino Unido. Las exportaciones británicas a la UE suponen el 50% del total. De este modo, la ruptura agravaría el ya de por sí elevado déficit comercial británico (6,2% en 2014). Por otra parte, quizá la City perdería gran parte de su atractivo en favor de plazas como Frankfurt.

6. ¿Cuál es la postura de las empresas británicas?

Entre la gran mayoría de compañías británicas no hay dudas, la salida no puede materializarse. Todos los grandes bancos han alertado sobre los riesgos que un triunfo del ‘Sí’ y han recordado que los argumentos a favor de la permanencia de Reino Unido en la UE son muy similares a los que utilizó Londres para persuadir a los escoceses. En este sentido, para evitar la secesión escocesa se recordó a los votantes que si rompían con el Reino Unido rompían con la UE. ¿Qué pasaría ahora?

7. ¿Cuál sería el mejor escenario?

Entendiendo que el ‘Brexit’ sería el peor escenario, el mejor sería aquel en el que la UE atienda algunas demandas británicas y el Gobierno de Londres se avenga a rebajar la intensidad de otras. El principal riesgo para Bruselas es que ceder solo ante Reino Unido agravaría las diferencias dentro de la UE (generando más tensiones), por lo que deberían reformularse los tratados comunitarios con carácter general.

Foto: Brexit vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...