Banco de España: "ninguna entidad española tiene que aumentar capital"

Los esperados resultados del test de estrés a los bancos europeos ya han visto la luz y la conclusión que se puede extraer es la de ocho entidades suspendidas, dos griegas, una austriaca… y cinco españolas. La primera consecuencia de este anuncio no ha sido otra que la de una prima de riesgo disparada hasta los 341 puntos por encima del bono alemán a diez años. Una cifra cuanto menos preocupante pese a que desde el Banco de España y el Ministerio de Economía se intente reforzar la solidez de nuestro sistema bancario.


Los resultados son los que son. Cuatro cajas y un banco no han superado las pruebas llevadas a cabo por la Autoridad Bancaria Europea (ABE) y que pretenden ofrecer a los mercados una panorámica del estado actual de las cuentas europeas. Banco Pastor, Catalunya Caixa, Caja 3, Unnim y Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) han sacado una puntuación menor a los cinco puntos. Pese a ello, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, gobernador del Banco de España, ha afirmado que «ninguna entidad española tiene que aumentar capital», por lo que no se puede hablar de suspenso en sentido estricto. Para él, existen determinadas medidas de absorción de pérdidas que no han sido consideradas por la ABE. Por su lado, Elena Salgado, vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, ha querido subrayar el buen estado de los bancos españoles pese a estos cinco suspensos.

Las repercusiones de los resultados del test de estrés no se harán esperar, pues la fragilidad de la banca española (y nuestro empeño por no reconocerla y repararla) es uno de los factores que, según explica detalladamente un interesante artículo en Expansión, promueve la desconfianza de los mercados y, por tanto, la falta de inversión de los mismos. Que después de los nefandos resultados el Gobierno español no aplique medidas de saneamiento no hará sino minar la credibilidad del sistema económico español.

Estas medidas, además, son a todas luces necesarias si se quiere cortar de raíz con el círculo vicioso que condena nuestra economía. Esto se traduce en que los bancos, agobiados por las deudas, han cortado el grifo de la financiación, con lo cual no hay créditos para las empresas. Las empresas quiebran y se produce un mayor desempleo, por lo que el consumo se ve afectado. A menos empleo, también hay menos recaudación pública. La economía española se tambalea.

¿De verdad alguien cree que los bancos españoles no requieren medidas de saneamiento? ¿Piensas que los mercados opinan lo mismo?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...